Teletrabajo

La regulación del teletrabajo es una realidad. Después de intensas negociaciones entre todos los representantes y agentes, ya se ha llegado a un acuerdo definitivo. Será voluntario, reversible y la empresa deberá cubrir los gastos asociados.

 A modo introductorio diré que el teletrabajo es un instrumento para permitir la conciliación entre la vida laboral y la personal, siendo además una formula de trabajo utilizada en tiempo de pandemia. La recomendación mayoritaria considera adecuado establecerlo en un porcentaje del tiempo, combinando dicho sistema con el presencial.

Se deben mantener y garantizar los mismos derechos y deberes con el resto de empleados y todos los gastos que supongan deberán ser por cuenta de la empresa, dotando de las herramientas, medios, equipo y materiales fungibles para poder desarrollarlo.

En cualquier caso se deben concretar por escrito las condiciones individuales concretas para realizar esa modalidad de trabajo por medio de acuerdos o convenios colectivos. La experiencia previa ha ido determinando el éxito de este sistema de trabajo, con mayor productividad y aportando grandes ventajas a los trabajadores. Todo ello con la prudencia de no convertir el teletrabajo en una conexión 24 horas diarias de la empresa con el trabajador.

Se distingue entre:

a)    Trabajo a distancia: se define como aquella actividad laboral realizada desde el domicilio del trabajador o en la ubicación que él considere.

b)    Teletrabajo será el trabajo a distancia realizado exclusivamente por medios informáticos y telemáticos.

c)    Trabajo presencial, que es aquel que se desarrolla en el centro de trabajo.


Por tanto, tiene carácter voluntario, ni empresa ni trabajador lo pueden imponer, por tanto,  será imprescindible un acuerdo por escrito, ya sea en el momento de la contratación o en un momento posterior.

También será reversible, lo que supone que en cualquier momento se puede volver a la modalidad presencial.

La regulación se establece siempre que exista un mínimo de tiempo del 30% en teletrabajo. Ha sido una de las modificaciones solicitada por la patronal, ya que la propuesta lo establecía como tal desde el 20%.

Una de las cuestiones más relevantes, es que se garantiza la flexibilidad horaria, pudiendo fijar unos tiempos de disponibilidad, respetando siempre la norma sobre tiempo de trabajo y descanso, garantizando el trabajador que en ciertas franjas horarias estará disponible de forma garantizada.

Por otro lado, la empresa puede controlar el tiempo efectivo dedicado, pero el texto legal no aclara cómo se puede realizar, indica que serán las medidas “más oportunas de vigilancia y control” para poder garantizarlo, siempre con respeto a la dignidad e intimidad del trabajador.


Ignacio Espinosa
Hermosilla Abogados