La Balsa de Aceite de Arganda estará limpia a finales de 2017

En los dos años siguientes se limpiarán los residuos sólidos

La Comunidad de Madrid aplica la investigación y la innovación para recuperar espacios naturales degradados. El ejemplo más claro es la Balsa de Aceite en Arganda, donde se trabaja en la limpieza de esta laguna que en la década de los 80 fue utilizada para actividades industriales hasta generarse una importante contaminación por hidrocarburos de la lámina de agua.

Las labores de limpieza comenzaron a finales de 2014 y avanzan a buen ritmo. A fecha de hoy se han extraído 22.515 toneladas de aceite y se calcula que a finales de 2017 habrá concluido esta primera fase, consistente en la retirada del líquido. A partir de esa fecha y hasta el 2019 se trabajará en la limpieza de los residuos sólidos que hay en las capas más profundas.

La tecnología y la innovación han sido esenciales para realizar estos trabajos, especialmente complicados por la alta toxicidad de los residuos, como ha destacado el consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada, durante la clausura de la XIV Jornada de Medio Ambiente y Desarrollo sostenible en el Periodismo Local.

La mejora de la calidad del aire y la reducción de los niveles de contaminación es otro de los objetivos en los que trabaja el Gobierno regional, que ahora mismo está en pleno proceso de revisión de la Estrategia de Calidad del Aire y Cambio Climático 2013-2020 de la Comunidad de Madrid, Plan Azul+, para adaptarla a los nuevos retos que plantea la Unión Europea en materia de cambio climático.

El objetivo es alcanzar una reducción del 26% de gases de efecto invernadero para 2030, con medidas destinadas a impulsar la movilidad urbana sostenible o conseguir una flota de autobuses interurbanos 100% ecológica. En este sentido, el Gobierno regional seguirá incentivando la renovación de la flota de taxis por vehículos limpios y también los vehículos comerciales ligeros a los que en esta convocatoria se suman además los vehículos de categoría N2, es decir de hasta 12 toneladas.

“Uno de los grandes retos e innovaciones de nuestra ciudad es convertirla en una ciudad sostenible, habitable, mucho más humana y saludable”, ha declarado la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, durante su intervención en la XIV Jornada sobre Medio Ambiente y Desarrollo sostenible, organizada por Madridiario.

Este diseño de la ciudad, en opinión de Sabanés, debe realizarse con el consenso de todos: fuerzas políticas, culturales, sociales... y en el horizonte de 2020, 2030, 2050. “Tenemos que ser capaces de hacerlo con estrategias acordadas y con horizontes temporales más claros. Así trabajan las ciudades. Lo demás, es improvisación”.

Sabanés ha recordado los tres grandes planes estratégicos con los que el Ayuntamiento de Madrid quiere transformar la ciudad: el Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático, cuyas propuestas están en esto momentos en un proceso participativo ya que se quiere que tenga el mayor consenso posible; el Plan de Reducción de Residuos y el Estratégico de Zonas Vedes y Biodiversidad, ambos actualmente en elaboración.

 

Fuente: eltelescopiodigital.com