Monasterios de Meteora

Están clasificados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 1988

Los Monasterios de Meteora (en griego: Metéora Monastíria; es decir; en español, Monasterios suspendidos del cielo) están localizados al norte de Grecia, en la llanura de Tesalia, en las proximidades de Kalambaka, en el valle del río Peneo.

Los primeros monasterios se fundaron en el siglo XIV, fueron construidos con el fin de escapar de los turcos y de los albaneses de la época.

Las formaciones rocosas donde se construyeron los monasterios serían según los antiguos escritos cristianos “las rocas enviadas por el cielo a la tierra” para permitir a los griegos retirarse y rezar. En el emplazamiento de estas imponentes masas rocosas se encontraba, hace cientos de miles de años, un gran río que desembocaba en el mar de Tesalia. Cuando este río encontró una nueva salida en el mar Egeo, este macizo, bajo la acción de la erosión y los terremotos, se hundió y dio nacimiento a este extraño paisaje.

Se encuentran hasta una altura de 600 metros y están habitados desde el siglo XIV. Los primeros monjes que habitaron las Meteoras, en el siglo XI, eran ermitaños que vivían en las cuevas y que querían estar más cerca del Creador. Estos monasterios cristianos ortodoxos son un importante lugar del monacato ortodoxo griego.

La salida de la visita turística se hace desde la ciudad de Kalambaka. Un circuito de 17 km, aproximadamente, permite dar la vuelta a los monasterios. La entrada a los monasterios no es gratuita, hay que pagar 3 euros por cada monasterio. En estos se puede observar pinturas, vestimentas y objetos históricos de los monasterios.