Novedades

Más de cien mil personas piden el Nobel de la Paz para El Padre Ángel

Más de cien mil personas piden el Nobel de la Paz para El Padre Ángel

Mensajeros de la Paz está presente en 50 países

“El Comité Nobel Noruego ha decidido conceder el Premio Nobel de la Paz de 2017 al fundador de la ONG Mensajeros de la Paz, Ángel García Rodríguez”. Esta fórmula es la que espera escuchar, en octubre del año que viene, un concejal de Fuentidueña de Tajo que creaba, hace unas semanas, una petición en change.org para que el popular Padre Ángel sea galardonado con el Premio Nobel de la Paz.

Y parece que Óscar Terciado no es el único que lo quiere, ya que la petición creada por él ha alcanzado la cifra de 104.000 firmas en la plataforma: “Creemos que hay que llegar a las 150.000 firmas para tener un certificado válido que poder enviar al Tribunal del Nobel, pero de aquí a 2017, que es cuando hay que presentar la candidatura, sabemos que se puede conseguir de sobra, porque muchas instituciones, como el propio Ayuntamiento de Morata, lo están apoyando y publicitando. De momento el Gobierno no se ha pronunciado, pero creemos que se puede contar con ese apoyo porque al Padre Ángel le quiere todo el mundo”, explican desde Mensajeros de la Paz.

Eso sí, los internautas no están solos en la propuesta, ya que el Ayuntamiento de Morata decidía apoyar, de forma oficial la concesión del Nobel al fundador de Mensajeros de la Paz en el Pleno del pasado julio. Los grupos políticos de PP y PSOE, que votaron a favor de la propuesta, valoraron la gran labor del padre Ángel al frente de la organización Mensajeros de la Paz, así como su implicación con la localidad, que es su segunda residencia, y su estrecha relación con el Consistorio. Por su parte, el Grupo municipal de Izquierda Unida se abstuvo, al considerar que el premio Nobel de la Paz “no tiene ninguna legitimidad”.
“Es una de las personas que más ha luchado por la gente más desfavorecida. Los motivos que le mueven son la paz y la solidaridad”, destacó el alcalde de Morata, Ángel Sánchez, quién mantiene una relación de amistad con el sacerdote y que se mostró muy satisfecho de que la propuesta de su grupo municipal haya salido adelante.

Precisamente el alcalde morateño no dudó en acercarse al homenaje ofrecido por el pueblo natal del religioso al hacerle “Hijo Predilecto” para entregarle el certificado de la moción aprobada por los concejales de la localidad.

Y es que este sacerdote que el próximo 11 de marzo cumplirá 80 años, lleva más de medio siglo dedicado a Dios, y a los más necesitados. Así Ángel Sánchez era ordenado sacerdote a los 24 años, en concreto un 19 de marzo de 1961, y tan sólo un año después decidía fundar la primera de las organizaciones que componen Mensajeros de la Paz, La Cruz de los Ángeles.

La llamada de Dios le llegó muy pronto, a los doce años, cuando vio al cura de su pueblo, La Rebollada en Asturias, cuidando a las víctimas de la Guerra Civil. Ángel entraba en el Seminario Diocesano Metropolitano de Oviedo donde se preparó para convertirse en sacerdote.

Una vez ordenado, uno de sus primeros destinos fue la capellanía del antiguo Orfanato de Oviedo, una experiencia que marcó el nacimiento de la ONG. “El Padre Ángel comenzó en el antiguo orfanato de Oviedo a trabajar para proporcionar a los niños que estaban allí internos lo más parecido a un hogar normal, con un entorno familiar, personalizado y cercano en el que los niños pudieran encontrar el calor y el cariño necesarios en su formación. Así fue como nacieron los primeros Hogares de Mensajeros de la Paz, en los que se criaban conjuntamente chicos y chicas, algo totalmente revolucionario en la España de entonces. Muy pronto estos hogares se fueron extendiendo por toda España y después se empezaron a abrir en otros muchos países, principalmente en América Latina”, explica la petición de Óscar Terciado.

“Con el paso del tiempo, la incesante actividad del Padre Ángel ha ido diversificándose, creando proyectos destinados a la protección y mejora de la calidad de vida de otros sectores sociales vulnerables, tales como discapacitados físicos y psíquicos, mujeres víctimas de la violencia doméstica, inmigrantes, etc. En los últimos años, una de las principales preocupaciones del Padre Ángel son las personas mayores, muchas veces desatendidas y víctimas del olvido. Para ellos ha creado residencias de ancianos, centros de día y otros proyectos destinados a favorecer sus condiciones de vida y su integración social, luchando especialmente por aliviar su soledad y el olvido social e institucional del que muchas veces son objeto”, afirma Terciado.

“Hace más de dos décadas que su actividad ha traspasado las fronteras españolas para mejorar aquellas comunidades y poblaciones más desfavorecidas en países en desarrollo. También el Padre Ángel ha escuchado las demandadas de ayuda humanitaria urgente realizadas por países que han sufrido desastres naturales o atraviesan momentos de dificultad especial: huracán Mitch, terremotos en El Salvador, crisis argentina, las últimas guerras en Irak o en el Líbano, el terremoto en Irán, el Tsunami en el Sudeste asiático, etc. poniendo en marcha los recursos necesarios para acudir en su ayuda”, concluye la petición.

Mensajeros de la Paz está legalmente constituida en numerosos países y trabaja de forma directa, o en colaboración con organizaciones locales, en distintos programas sociales, de cooperación al desarrollo, asistencia social o de ayuda humanitaria que se desarrollan en 50 países: Afganistán, Angola, Argelia, Argentina, Bélgica, Benin, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa de Marfil, Cuba, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Etiopía, Guatemala, Guinea Ecuatorial, Haití, Holanda, Honduras, Irán, Iraq, Italia, Jordania, Kenia, Kosovo, Líbano, Mali, Marruecos, México, Mozambique, Níger, Panamá, Pakistán, Paraguay, Perú, República Dominicana, República del Congo, Sahara Occidental, Senegal, Sri Lanka, Sudáfrica, Tanzania, Territorios Palestinos, Uganda, Uruguay, Venezuela, Yemen, y Zimbawe.

Y en estos 54 años de “misión”, el Padre Ángel ha sido reconocido con premios de enorme relevancia en España, tales como la Medalla de Oro del Principado de Asturias en 2004, o el Príncipe de Asturias a la Concordia de 1994, premios a los que más de cien mil personas esperan que se sume el Nobel de la Paz de 2017.

Samuel Román
eltelescopiodigital.com