Novedades

Villar del Olmo se convierte en juguetería del terror por Halloween

Villar del Olmo se convierte en juguetería del terror por Halloween

La localidad organiza un pasaje del terror de kilómetro y medio al aire libre

Miedo. Mucho miedo es lo que pasarán todos aquellos que, como desde hace siete años, se acerquen a Villar del Olmo la noche del 31 de octubre. Y es que la localidad madrileña, a tan sólo 24 kilómetros de Alcalá de Henares, se llenará de seres horrendos cuando el reloj del Ayuntamiento de las nueve de la noche. Es la Velada de Todos los Santos, uno de los pasajes del terror al aire libre más grandes del mundo, que cada año congrega en la localidad a cerca de mil personas.

Inspirado en una juguetería del terror, los cientos de visitantes que el próximo lunes por la noche acudan a Villar sentirán lo que es pasar verdadero estupor en un recorrido con 10 escenarios repartidos a lo largo de 1.500 metros en pleno casco urbano del municipio. Allí, escondidos en las sombras, les esperan cerca de 100 actores caracterizados para narrar una terrorífica historia en la que los juguetes cobrarán vida y no precisamente para divertir a los más pequeños.

Detrás de ellos, para que todo salga bien, habrá 20 técnicos de sonido, de luces, de maquillaje, cátering y un largo etcétera que hacen posible que cada año el pasaje del terror de Villar del Olmo sea un referente en la zona. “Fuimos pioneros en organizar algo así y la muestra de que es un éxito es que cada año nos visitan cerca de 1.000 personas venidas de toda la región”, explica la alcaldesa, Lucila Toledo, que subraya el hecho de que un pueblo con apenas 2.000 habitantes reciba ese volumen de visitantes.

Para participar, simplemente hay que adquirir, una hora antes del evento, una pulsera de participación por tan sólo un euro. De esta manera, el visitante se le asignará un grupo a cargo de un guía con el que irá recorriendo los distintos escenarios repartidos por todo el pueblo.

Además, como novedad, se instalará un food truck de productos ibéricos en la plaza Mayor para todos aquellos que quieran reponer fuerzas. Y, los más pequeños, durante la tarde de los días 31 y 1, podrán disfrutar de un tiovivo del terror.

Una velada terrorífica en la que aquellos que se atrevan a pasar miedo descubrirán, en Villar del Olmo, que también existen muñecas de cabellos encrespados y ojos inyectados en sangre cuya sonrisa hierática no es una simple casualidad.

Fuente: eltelescopiodigital.com