Novedades

Pokemon Go puede rebajar la obesidad infantil en España

Pokemon Go puede rebajar la obesidad infantil en España

Por primera vez en veinte años los datos mejoran

Cuando se cumplen tres meses del lanzamiento de Pokemon Go, la aplicación de realidad aumentada de Niantic en España, se empiezan a comprobar como ciertos cambios en los hábitos de sus usuarios comienzan a materializarse, con sus repercusiones correspondientes.

A comienzos de este mismo Verano, el doctor Rafael Casas, psiquiatra y director del estudio sobre la situación actual de la obesidad infantil en España del Instituto DKV de la Vida Saludable, avisaba en una entrevista de que la obesidad infantil había crecido de manera preocupante durante el último año, arrojando la preocupante cifra de que uno de cada tres niños españoles sufre sobrepeso. Una problemática con un origen ligado a muchos factores, que van desde el descenso en relaciones sociales y actividades extraescolares deportivas a el incremento de alimentos azucarados en el mercado y de sedentarismo tanto en actividades educativas como de ocio en el hogar. Una obesidad infantil que debe considerarse como un serio problema de salud pública, al ser causante de graves problemas tanto durante el desarrollo del niño como en su etapa adulta (alteraciones cardiovasculares, diabetes, problemas ortopédicos o dificultades respiratorias).

Y aunque este último año el incremento de casos de obesidad infantil en nuestro país ha sido notable, su crecimiento exponencial ha sido una triste realidad por los últimos veinte años, ligado a los cambios en los hábitos de consumo y en unos avances tecnológicos que exigen progresivamente menor trabajo físico.

Las buenas noticias es que si hace poco se publicaba un estudio sobre cómo Pokemon Go resultaba desaconsejado para niños con TDAH (trastorno de déficit de atención), al menos durante las jornadas lectivas; en el caso del problema de la obesidad infantil las estimaciones parecen ir en sentido contrario, ya que el uso regular del juego supone un incremento en la actividad física de niños y adultos con rutinas sedentarias. No es ninguna novedad, ya que las aplicaciones de realidad aumentada se han presentado en el pasado como una solución parcial pero eficaz frente al problema de exceso de sedentarismo en la población general. Y es, ahora, con el comienzo de un nuevo curso escolar cuando se puede empezar a medir el alcance real de los efectos de una sensación generacional como es Pokemon Go.

En un estudio realizado por la web y plataforma educativa cortaporlosano.com en colaboración con más de una veintena de profesionales dentro del personal laboral y docente de centros de educación primaria y secundarias de Sevilla, Zaragoza, Galapagar (Madrid), Valencia y Badajoz, se ha querido observar y analizar los cambios en la rutina de los niños en edad escolar durante el horario de recreo y, sobre todo, en el periodo designado a la hora de la comida en los comedores escolares.

Según el personal entrevistado, entre un 70% y 80% de los niños cuentan con un teléfono móvil que consultan, al menos, una vez durante dichos periodos. Lo más revelador del estudio es que más de un 90% de estos niños reconoce tener Pokemon Go instalada y usarla a diario. "El cambio en la rutina de los escolares es significativo. Si el año pasado podíamos verlos reposando tras la comida, inmersos en las pequeñas pantallas de sus móviles, ahora muchos incluso comen inquietos, deseando acabar pronto para salir a recorrer el área de recreo a ver si encuentran algún Pokemon. No es extraño incluso verlos correr de una punta a otra cuando uno detecto alguno especial" nos añade Verónica, profesora de primaria en un colegio público de El Aljarafe (Sevilla).

Datos que coinciden con los últimos informes del USDA en EEUU que señalan como esta app está bajando la tasa de sobrepeso infantil por primera vez, superando los resultados obtenidos tras las medidas de ayuda a la venta y consumo de frutas y vegetales y al incremento de actividades en centros educativos del programa 'Let's Move' que ha capitaneado desde 2011 la mismísima Michelle Obama. La Universidad de Stanford ha llegado a publicar este mes un estudio en el que estima que los niños que juegan a Pokemon Go podrían ver como su vida se incrementa en una media de 41 días más. Mientras que en ciertos países del Golfo Pérsico están estudiando la posibilidade prescribir médicamente la aplicación en casos de pequeños afectados por obesidad infantil.

No todo va siempre a peor y, parece que por una vez, la tecnología puede ir de la mano de la actividad física, ya que las aplicaciones de realidad aumentada como Pokemon Go pueden echar una mano en la lucha contra un problema de salud pública tan serio como es la obesidad infantil.

 

Fuente: eltelescopiodigital.com