¿Las Típulas pican como los mosquitos?

No sólo no pican para succionar sangre, sino que algunas especies depredan a los mosquitos auténticos

Las típulas son una familia de dípteros nematóceros conocidos comúnmente como moscas grúa, mosquitos gigantes o zancudos gigantes, aunque no son mosquitos o zancudos verdaderos porque son una familia propiamente y no culícidos (Culicidae, los mosquitos verdaderos). Es una de las familias más grandes de dípteros, habiéndose descubierto por lo menos 4.256 especies.

Son insectos de apariencia delicada, delgados, de patas muy finas y largas; pueden medir sobre los 60 mm de longitud (sin contar las patas) aunque las especies tropicales pueden ser aún más grandes llegando a medir hasta 100 mm. Suelen mantener las alas abiertas cuando están en reposo lo cual hace fácil ver sus grandes halterios o balancines. De su cabeza, destacan los grandes ojos compuestos. Las piezas bucales son alargadas dándole un aspecto de hocico y no sirven para picar. En contraste con la mayoría de los dípteros no son buenos voladores y son fáciles de atrapar. Suelen perder alguna de sus delicadas patas en el momento de ser atrapados; esto tal vez les confiere alguna defensa frente a sus predadores. También hay algunas especies muy pequeñas que se pueden confundir con mosquitos; la mayor diferencia es la forma en V de su tórax. Sus alas carecen de las escamas características de los verdaderos mosquitos.

A diferencia de los mosquitos no tienen piezas bucales adaptadas para picar y contrariamente a un temor extendido no se alimentan de sangre, sino que algunas especies depredan a los mosquitos auténticos.