Novedades

Alcalá y Aranjuez, Patrimonio de la Humanidad

Alcalá y Aranjuez, Patrimonio de la Humanidad

Tan sólo tres enclaves de Madrid forman parte de la lista de la UNESCO

En 1959 la construcción de la presa de Asuán en Egipto puso en peligro los templos de Abu Simbel. Para evitar la destrucción del importantísimo yacimiento, la UNESCO inició una campaña que lograba el traslado piedra a piedra del histórico templo. Para evitar que algo así volviese a ocurrir el organismo de Naciones Unidas creaba, en 1972, la lista de Patrimonio Mundial protegido, una lista de enclaves situados por todo el mundo que ya está formada por 1.121 lugares.

Y entre ellos tan sólo tres situados en Madrid, dos de ellos en la Zona Este. Así el Monasterio de El Escorial, el casco histórico de Alcalá y el paisaje cultural de Aranjuez son espacios protegidos, a la espera de saber si el Prado y el Retiro de Madrid se suman a la lista.

El primero en entrar en la lista era el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, protegido desde 1984, el primer año en que España presentó candidaturas. Junto al monasterio escurialense fueron elegidos en aquel año la Alhambra de Granada, la catedral de Burgos, el centro de Córdoba y el Parque Güell de Barcelona.

En concreto fue el 2 de noviembre de 1984, día en que se cumplía el cuarto centenario de la colocación de la última piedra, cuando el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco, reunido en la ciudad argentina de Buenos Aires, inscribió el Monasterio en la Lista del Patrimonio de la Humanidad, como “El Escorial: Monasterio y Sitio”. Esta figura incluye el Monasterio y otros enclaves de realengo, la Casita del Príncipe y la Casita del Infante, ambas diseñadas por Juan de Villanueva para Carlos III.

En la reunión del Comité del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), que se celebró en Doha (Qatar) entre el 15 y el 25 de junio de 2014, se declaró el “Valor Universal Excepcional” del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial y de todo el Real Sitio.

En 1998 la UNESCO volvía a acordarse de Madrid. La ciudad de Alcalá de Henares, que vio nacer a Miguel de Cervantes en 1547, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 2 de diciembre. Este reconocimiento de la UNESCO no solo se refiere al patrimonio histórico y artístico que atesora la ciudad complutense, sino también, a la trascendente aportación de Alcalá a la cultura universal especialmente en los siglos XVI y XVII. La UNESCO declaró en la cumbre de Kioto que “Universidad y Recinto Histórico de Alcalá de Henares” merecían ser incluidos en la lista del Patrimonio Mundial.

Tres años después, El Paisaje Cultural de Aranjuez fue declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en Helsinki el 14 de diciembre de 2001. El Paisaje Cultural de Aranjuez es una entidad singular y muy definida que se ha configurado a partir de las complejas e históricas relaciones que en ella se desarrollan: entre la naturaleza y la obra del hombre, entre los cauces sinuosos de los ríos y el diseño geométrico sobre el territorio, entre la vida urbana y la rural, entre la naturaleza silvestre del bosque y las refinadas formas arquitectónicas.

Y esta lista podría aumentar en muy pocos meses, pues Madrid capital ha presentado su propia candidatura a la lista de Patrimonio Mundial. El bien que aspira a ser declarado Patrimonio de la Humanidad en la categoría de Paisaje Cultural incluye el Paseo del Prado entre Cibeles y la Plaza de Atocha, todo el parque de El Retiro, y el barrio de los Jerónimos.

Esta zona atesora una concentración de instituciones excepcional tanto en número, como en heterogeneidad. En ella se encuentran el Palacio de Cibeles, actual sede del Ayuntamiento de Madrid, el Banco de España, la Casa de América, el Cuartel General del Ejército de Tierra (Palacio de Buenavista), el Museo Thyssen-Bornemisza, el Congreso de los Diputados, los hoteles Palace y Ritz, la Bolsa, el Cuartel General de la Armada, el Museo Naval, el Museo del Prado, el Museo Nacional de Artes Decorativas, la Real Academia Española de la Lengua, la Iglesia de los Jerónimos, el Real Jardín Botánico, el Real Observatorio Astronómico, el Museo Nacional de Antropología, la sede del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la Cuesta de Moyano, el CaixaForum y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, entre otros.

A ellos se suman la lista de monumentos tan conocidos como la Puerta de Alcalá, las fuentes de Cibeles, Apolo y Neptuno, la de la Alcachofa, el Obelisco a los Caídos o el monumento a Alfonso XII en el estanque del Retiro. Incluye más de 21 bienes de interés cultural y muchos de los fondos y colecciones que contiene son de dimensión universal, como la Real Academia, las obras de Goya, Velázquez, Picasso, las colecciones de láminas y archivo del Real Jardín Botánico o el telescopio Herschfeld). •

Samuel Román