Se duplican los accidentes mortales en el trabajo durante el mes de julio

Se duplican los accidentes mortales en el trabajo durante el mes de julio

La construcción, donde más accidentes se producen

Los datos de siniestralidad del mes de julio registran un total de 8.559 accidentes de trabajo, un 13,83% más que en julio del año anterior. Este aumento se ha producido tanto en los accidentes en jornada laboral como en los accidentes in-itínere (aumentando un 13.70% y 14,51% respectivamente), y en todos los sectores de actividad, especialmente en el sector de la construcción, que ha pasado de 920 a 1187 accidentes, que supone un incremento de un 29,02%.

En términos de gravedad hay que poner el foco en el aumento de la siniestralidad grave y mortal en los sectores de construcción y servicios, los accidentes graves se han incrementado un 7,14% en el sector de servicios (pasando de 14 a 15) y los mortales han pasado de 3 a 6; y en construcción los mortales han pasado de 0 a 2 y los graves de 5 a 10, siendo este sector el que peor comportamiento presenta.

Durante estos primeros siete meses del año el sector con peores indicadores sigue siendo la construcción que acumula un incremento del 17,27% en el total de accidentes y que presenta también un importante incremento de los accidentes graves ((10,87%) y mortales (133,33%). Un dato positivo es el referido a la disminución de los accidentes mortales, donde a pesar del aumento en la construcción, se han reducido de 45 a 38 (lo que supone una disminución del 15,5%.

Para CCOO de Madrid estos datos ponen de manifiesto que la siniestralidad laboral sigue siendo un problema de primer orden, y evidencian la necesidad de trabajar en la mejora de las condiciones de trabajo, es urgente cambiar el mercado de trabajo y derogar la reforma laboral porque es muy evidente que se ha instalado en nuestra comunidad, y en todo el país un mercado de trabajo que es muy peligroso para la salud y la vida de los trabajadores y trabajadoras, donde los derechos, también en prevención, en demasiadas ocasiones se quedan a la puerta de las empresas.

Hay que exigir a los empresarios que asuman su responsabilidad y cumplan con las leyes vigentes, especialmente a los empresarios del sector de la construcción donde los datos reflejan una alarmante degradación de la prevención en las obras asociada a una precariedad que pone en juego la vida de sus trabajadores.

La Secretaria de Salud Laboral de CCOO de Madrid, Carmen Mancheño, pide al nuevo gobierno que, al igual que han hecho gobiernos anteriores, pongan las políticas preventivas en el trabajo como un elemento de primer orden, y que no tengan ninguna duda de que es necesario fortalecerlas, adaptarlas a las nuevas realidades y, sobre todo, darles continuidad en el tiempo apostando por el pleno desarrollo del V Plan Director en Prevención de Riesgos Laborales que permite a los agentes sociales seguir trabajando y acercando la prevención a los centros de trabajo.

Para Mancheño, “evitar los accidentes y las muertes en el trabajo debe ser una prioridad en las políticas públicas, ya que en pleno siglo XXI es inaceptable que las condiciones de trabajo sean las responsables de una gran cantidad de accidentes, enfermedades y de muertes que generan un enorme impacto sobre la vida de los trabajadores y trabajadoras y sus familias”. Por ello, considera obligado poner la salud de los trabajadores y trabajadoras como prioridad en los objetivos de las empresas y en la agenda de los políticos.

Es igualmente obligado reforzar los instrumentos de control y sanción como la Inspección de Trabajo y también la Fiscalía contra la siniestralidad, ambas infradotadas en nuestra Comunidad, porque detrás de cada accidente y de cada muerte en el trabajo hay que investigar si han existido infracciones y delitos.

La Comunidad de Madrid tiene el índice de incidencia (número de accidentes de trabajo en jornada laboral por cada 100.000 trabajadores afiliados) más bajo de todas las comunidades autónomas, situándose casi un 19 % (-18,60 %) por debajo de la media nacional, según los últimos datos difundidos por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST), referidos al período junio 2018–mayo2019 respecto al periodo anterior.

En lo que llevamos de año (enero-julio2019), la siniestralidad laboral, expresada en términos de índice de incidencia de los accidentes de trabajo registrados en jornada laboral, se ha reducido en más del 15 % (-15,59 %). Atendiendo a la gravedad de los accidentes, el índice de los mortales registrados se ha reducido en más del 35 % (-35,58 %), el de los accidentes graves en casi un 14 % (-13,97 %) y en el caso de los leves un 15 % (-15,58 %).

En el mes de julio se han registrado un total de nueve accidentes de trabajo mortales, de los cuales uno ha sido “in itinere” y ocho en jornada laboral. Atendiendo a la forma de los accidentes de trabajo registrados en jornada laboral, tres fueron patologías no traumáticas (PNT), uno de tráfico (ocurrido en Tarragona), uno como resultado de una caída en altura, uno por un atrapamiento, uno por un contacto eléctrico y otro por un atragantamiento. De los trabajadores accidentados, dos pertenecían al sector de la construcción y seis, al sector servicios.

LA COMUNIDAD AYUDA A LAS EMPRESAS Y EMPRENDEDORES PARA MEJORAR LAS CONDICIONES DE SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO

El Gobierno regional ha convocado subvenciones dirigidas a reducir la siniestralidad laboral y a mejorar las condiciones de seguridad y salud en el trabajo de empresas y autónomos regionales, que se enmarcan en el V Plan Director de Prevención de Riesgos Laborales.

En este sentido, se han establecido 7 líneas de subvención a las inversiones desarrolladas por las empresas regionales o autónomos con actividad en la Comunidad de Madrid, a las que pueden acogerse los beneficiarios. Se podrán financiar estas inversiones con un importe máximo de 20.000 euros por empresa o autónomo y año. En el caso de los autónomos, podrán ser beneficiarios de estas ayudas den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena.

En concreto, se podrá financiar la adquisición de maquinaria nueva en sustitución de antigua, la adaptación de equipos de trabajo adaptados a la legislación en seguridad y salud en el trabajo, la adquisición de equipos de trabajo para zonas clasificadas por riesgo de formación de atmósferas explosivas y el diseño e instalación de sistemas de extracción localizada.

Además, se podrá sufragar la adquisición de equipos de trabajo motorizados para el traslado, transporte y almacenamiento de cargas o para realizar trabajos en altura por trabajadores; el diseño, instalación y verificación de equipos de protección colectiva o líneas de vida fijas en cubierta; y la adquisición de torres de trabajo móviles para microempresas.

El plazo para solicitar las subvenciones concluye el próximo día 13 de septiembre y podrá ser subvencionable cualquier inversión realizada desde el 1 de enero de 2019, conforme a los requisitos recogidos en cada una de las líneas.


Fuente:
eltelescopiodigital.com