Novedades

El curso comenzará el próximo 9 de septiembre en la Comunidad de Madrid

El curso comenzará el próximo 9 de septiembre en la Comunidad de Madrid

Educación mantiene los exámenes de septiembre en junio

La Comunidad de Madrid ha presentado el calendario del próximo curso escolar, 19/20, que comenzará en Educación Primaria el lunes 9 de septiembre y finalizará el viernes 19 de junio. Así lo ha anunciado el consejero en funciones de Educación e Investigación, Rafael van Grieken, durante una visita al Instituto de Educación Secundaria Joaquín Turina.

El calendario madrileño para el próximo curso escolar será publicado en los próximos días en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM), tras la aprobación del dictamen por parte del Consejo Escolar. El curso comenzará el 6 de septiembre en las casas de Niños y Escuelas Infantiles (0-3 años), mientras que el 9 de septiembre lo harán los colegios de Educación Infantil y Primaria, así como los colegios de Educación Especial.

El 10 de septiembre será el de inicio de curso en los centros de Secundaria y Bachillerato, Formación Profesional, Conservatorios Profesionales de Música y Danza y Escuelas Oficiales de Idiomas. El 16 de septiembre comenzará el curso para los alumnos de 2º curso de ciclos de Artes Plásticas y Diseño y el día 23 para los de 1º de los mismos ciclos.

Las vacaciones de Navidad comenzarán el 21 de diciembre y las clases se reanudarán el miércoles 8 de enero, mientras que el periodo no lectivo con motivo de la Semana Santa se desarrollará entre el viernes 3 de abril y el lunes 13 de abril. El 1 de noviembre, el 6 y el 9 de diciembre y el 1 de mayo son considerados festividades de carácter general. Asimismo, también serán días no lectivos el 31 de octubre, el 28 de febrero y el 2 de marzo.

Por otra parte, el 9 de junio concluirá la evaluación final ordinaria en Educación Secundaria, mientras que la extraordinaria lo hará el 23 de junio, el mismo día que concluirá el curso en Bachillerato y Formación Profesional. Tras los dos primeros años de implantación, y tal y como se anunció cuando se aprobó esta medida, el Gobierno regional realizará una evaluación del adelanto de los exámenes de septiembre a junio para comprobar si está siendo positivo para el sistema educativo madrileño. Esta medida fue debatida durante meses y consensuada con toda la comunidad educativa.

Actualmente, y a la espera de conocer los resultados de la convocatoria extraordinaria del curso 2018/2019, la aplicación de este calendario escolar ha traído consigo una mejora de los resultados académicos de los alumnos de la región. Los datos del curso 2017/2018 reflejan que promocionaron 13.000 alumnos más que en 2016/17, matriculados en ESO y Bachillerato en centros sostenidos con fondos públicos.

Además, los resultados finales globales de los alumnos matriculados en centros públicos que promocionan al siguiente curso mejoran en un porcentaje aproximado del 2 % en todos los cursos, salvo en 1º de la ESO, donde la cifra de alumnos que pasan de curso se mantiene en torno al 85 %. Además, los datos de aprobados en la convocatoria extraordinaria son significativamente mejores en los centros públicos, que casi alcanza un incremento del 4 % en 2º y 3º de la ESO y supera el 5 % en 4º de la ESO. El calendario escolar de la Comunidad de Madrid tiene el objetivo de potenciar el concepto de evaluación continua, un elemento de vital importancia para un aprendizaje integral.

Este cambio en las fechas de los exámenes permite además que los alumnos puedan preparar la recuperación con sus propios profesores y facilita que los estudiantes que terminan Bachillerato puedan incorporarse a la universidad a inicio de curso. Por su parte, aquellos alumnos que han aprobado todas las materias durante el mes de junio realizan actividades de refuerzo, culturales y deportivas, recogidas en un plan específico diseñado por los propios centros.

CCOO rechaza que el calendario escolar 2019/2020 y denuncia que se imponga de nuevo la condena de un calendario que carece de una evaluación del modelo, que no se ha acordado con los sindicatos y que, sobre todo, repite el desastre y la desbandada producidas por adelantar la evaluación extraordinaria del mes de septiembre a junio en los centros de Educación Secundaria.

Publicado por fin el calendario escolar 2019/2020, CCOO muestra su rechazo por varias razones y después de que la Administración no haya tenido en cuenta su voto particular ni el debate producido en el pasado Consejo escolar.

En primer lugar, y por tercer curso, explica el sindicato, se ha aplicado la medida, decidida unilateralmente por la Consejería, de adelantar la evaluación final ordinaria de septiembre al mes de junio en todas las enseñanzas de secundaria de la Comunidad de Madrid, imponiendo así que el alumnado, tanto el que ha aprobado en la evaluación ordinaria como el que no, siga asistiendo al centro durante las dos semanas que median entre ambas evaluaciones.

CCOO afirma que, de entrada, tal pretensión es totalmente irrealizable, como se ha vuelto a constatar este curso: no existe modo de obligar al alumnado que ha aprobado todas las materias a asistir al centro, y decir lo contrario es mentir. Los centros, el profesorado, han hecho lo que han podido –sostiene este sindicato-, han elaborado planes y proyectos (en los centros públicos, con los exiguos medios y recursos con los que cuentan), pero una cosa es decretar y otra estar al pie de la realidad de la sociedad. Ciertamente, el papel lo aguanta todo, pero en situaciones como esta, la sociedad responde con la figura jurídica propia y endémica de la administración española del S. XIV y posteriores de "obedézcase, pero no se cumpla", cuando una norma dictada era manifiestamente escandalosa y lesiva para el pueblo.

Pero esta no es la única objeción al calendario escolar. CCOO recuerda que, continuando con costumbres de tiempos pretéritos, la educación continúa atada al calendario litúrgico católico, que genera una división de los tiempos totalmente irracional, cosa lógica cuando los parámetros no se basan en criterios educativos, sino religiosos.

CCOO argumenta esta arbitrariedad: salta a la vista que el tiempo para impartir el currículo –“absurdo y abigarrado, por otra parte”- ha menguado dos semanas, lo que unido este año a lo tarde que ha "caído" la Semana Santa, ha ocasionados que el alumnado no haya dispuesto de tiempo en la tercera evaluación, con la consiguiente ansiedad en el alumnado y en el profesorado, sobre todo de 2º de Bachillerato. No se puede impartir la totalidad del currículo en estas condiciones.

El sindicato de enseñanza señala que es necesario señalar los devastadores efectos de la supresión del tiempo estival para preparar asignaturas en las enseñanzas de régimen especial: artísticas (conservatorios), Escuelas Oficiales de Idiomas, ciclos formativos de Formación Profesional, Artes Plásticas, incluyendo los de grado superior, en las que el alumnado es mayor, autónomo y necesita ese tiempo para conciliar, en muchos casos, el estudio con otros aspectos de su vida. Esto obliga al alumnado a emigrar a los centros privados, para los que no rige este calendario.

Por último, CCOO desea aclarar a quienes justifican este calendario en aras de la conciliación familiar que esta, necesaria y urgente, no se resuelve modificando o alterando los periodos escolares, sino los laborales. Si se desea que en España exista dicha conciliación para las familias, no se hará modificando el horario de los centros educativos, como a veces parece intentarse, sino a través del cambio de las condiciones laborales y su sobrecarga horaria. Lo escolar no debe seguir el sobrecargado calendario laboral sino su ritmo educativo propio.

“No se pueden imponer unas normas irracionales en contra del profesorado y de sus representantes, del alumnado y de, incluso, la sociedad entera personificada en las familias”, se señala desde CCOO. De lo contrario –continúan-, “en lugar de avanzar enlazaremos en Madrid con las Cortes de Burgos y Briviesca de 1379 y 1387 en la aplicación del principio “obedézcase, pero no se cumpla".


Fuente:
eltelescopiodigital.com