Novedades

Iatrofobia, aversión a los médicos

Iatrofobia, aversión a los médicos

Iatrofobia es aversión a los médicos o al personal de la salud en general o simplemente a quien porte una bata o una insignia de hospital como dentistas, farmacéuticos, enfermeras...

El concepto resulta muy heterogéneo y la fobia asume diversas variantes según la persona que la padezca: el miedo puede limitarse al solo acto de acudir al médico o extenderse a todo lo relacionado con la salud. En los casos de mayor gravedad el sujeto rechaza cualquier actividad ligada al ámbito sanitario, como un análisis de sangre, el control de la tensión arterial o el consumo de fármacos, que en este último caso específico el temor toma el nombre de quimiofobia, o sea miedo de consumir cualquier substancia química sintética. Suele ser frecuentemente ligada con otras fobias como la tripanofobia o miedo a las agujas o a las inyecciones.

Una de las consecuencias de esta fobia es la de no acudir a las consultas de revisiones cotidianas, por lo que pueden aparecer problemas en la salud que no puedan ser detectados a tiempo. Este temor suele estar asociado a las malas experiencias de consultas anteriores, al contagio de alguna enfermedad, alguna situación traumática en nuestra infancia, o al resultado de los exámenes médicos.

Muchas personas evitan visitar al médico a lo largo de toda su vida, porque temen a los especialistas. Llegan a encubrir este miedo con la escusa de que el médico no puede saber de su salud o de como se encuentra mejor que uno mismo, o porque nos puede encontrar alguna enfermedad y con el tratamiento nos va a perjudicar o a enfermar aún más.

La despersonalización actual de la medicina y su robotización, es la mayor consecuencia al miedo a los médicos, siendo los motivos que provocan el alejamiento de muchos pacientes.