Novedades

España vive hoy su segunda huelga feminista

España vive hoy su segunda huelga feminista

Concentraciones en los municipios y una gran manifestación en Madrid

Hoy, 8 de marzo, mujeres de toda España están llamadas a la huelga, y es que, como hace un año, está convocada una Huelga Feminista durante todo el día internacional de la Mujer. Una huelga que será aún más grande que el año pasado, pues la comunidad educativa no dudaba en sumarse a ella.

Y, por eso, la comunidad educativa de Hipatia reivindicaba el Día de la Mujer un día antes, y con un mensaje que se ve alto, lejos y muy claro: "Juntas y juntos, bebés, peques y mayores, haciendo de la unión la fuerza, cantamos, reímos y nos abrazamos. Para crear un mundo el que quepamos todas las personas. Para seguir educando en Igualdad", explican. Y para ello no dudaron en formar un gigantesco 8-M morado en el patio del colegio.

Eso sí, el día grande será hoy. Un día que comenzaba a las doce de la noche con una marcha nocturna y una cacerolada en la Puerta del Sol. Por la mañana la reivindicación se vivirá en los municipios, que han convocado concentraciones a las doce del mediodía; y por la tarde la acción se traslada a la capital, donde una gran manifestación recorrerá el espacio entre Atocha y Plaza de España.

Durante la jornada de ayer sindicatos, asociaciones y colectivos varios se unían a la convocatoria en distintos lugares. Por ejemplo, SATSE emitía un comunicado: "En la Comunidad de Madrid las enfermeras representan casi el 85% de la profesión de Enfermería y las fisioterapeutas, el 63%, pero las tomas de decisiones, especialmente las más relevantes, siguen en manos de una minoría, la que representan los enfermeros y fisioterapeutas hombres. SATSE Madrid, en el Día Internacional de la Mujer reclamará “el fin del techo de cristal que condena a las profesionales de Enfermería y Fisioterapia a llevar el peso asistencial pero sin ser clave en la toma de decisiones, que suelen recaer en sus compañeros hombres”.

“Según esta organización sindical, se invisibiliza a la enfermera y a la fisioterapeuta cuando se dificulta su acceso a las jornadas reducidas o se ponen trabas para que la profesional pueda conciliar su vida profesional y familiar, así como cuando se prioriza al enfermero o al fisioterapeuta hombre al elegirle para cargos de responsabilidad pensando que sus compañeras no tendrán la suficiente disponibilidad”, indican desde la organización sindical.

Desde SATSE Madrid reclama, aunque no siempre ocurre así, que las planillas (donde se recogen los turnos de trabajo) se publiquen con varios meses de antelación con el fin de organizar trabajo y familia o que se dimensionen correctamente las plantillas de los centros asistenciales, tanto públicos como privados, ya que “es habitual que se denieguen permisos o se obligue a cambiar los días de libranza por el eufemismo ‘necesidades de Servicio’ que, en realidad, esconde una falta preocupante en la planificación de los recursos humanos disponibles”.

Desde SATSE Madrid se incide en la necesidad de disponer de los profesionales necesarios para poder cuidar, sin riesgos y garantizando la conciliación de la vida laboral y familiar. En este sentido, desde el Sindicato de Enfermería, se recuerda “que la Comunidad de Madrid es una de las más deficitarias en profesionales de Enfermería y Fisioterapia del todo el Estado. Hecho que compromete directamente cualquier estrategia de conciliación de la vida personal y laboral real, afectando directamente a la capacidad y posibilidades de promoción profesional de las mujeres enfermeras, enfermeras especialistas y fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid”, afirma Verónica Díaz, portavoz de SATSE Madrid.

Desde SATSE Madrid se reclama un itinerario laboral de mejora progresiva de las condiciones laborales, que incluya la salud laboral con perspectiva de género. “No enferma igual una mujer que un hombre ante el mismo riesgo laboral. Es necesario visibilizar que el género determina la salud de las personas”, añade Verónica Díaz. Para SATSE es fundamental la lucha contra la violencia de género, y la lucha contra el escenario que representa la imagen sexista de la profesión, “que nos permita romper con estereotipos, roles y mandatos de género, transmisores de una serie de comportamientos, funciones y prácticas basados en las diferencias”.

SATSE Madrid reclama la elaboración e implantación de planes de igualdad en la sanidad madrileña, en el que desarrollen propuestas concretas para garantizar la transversalidad género, el denominado mainstreaming de género, como estrategia para incorporar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y la formación en la igualdad, como un instrumento esencial de sensibilización y el aprendizaje.

“Esto supone, explica Verónica Díaz, muchas ventajas a nivel de mejora del clima laboral, creando entornos más saludable donde la gestión del talento sea una realidad no solo para los profesionales sanitarios, sino para la calidad y excelencia de la asistencia sanitaria. Las mujeres enfermeras, enfermeras especialistas y fisioterapeutas necesitamos un cambio cultural y unas políticas organizacionales que rompan con la brecha de género y revalorice social y profesionalmente el cuidado y el fomento de la corresponsabilidad”.

Desde SATSE Madrid, nos ponemos en pie de igualdad, e instamos a todos los profesionales sanitarios a reivindican derechos de la mujer sanitaria en puestos de poder como valor añadido. Verónica Díaz, es rotunda al respecto: “hay que “pensar en global y actuar en local, tenemos desarrollar capacidad crítica de nuestra realidad, ser activista en el cambio y salir a la puertas de nuestro centros sanitarios a luchar contra la segregación laboral, por una Sanidad mejor y por una Sociedad más justa”.

Desde SATSE Madrid se informa que, el 8 de marzo, las secciones sindicales de esta organización en todos los centros asistenciales de la Comunidad de Madrid permanecerán cerrados, en huelga, mientras que la sede autonómica permanecerá con servicios mínimos, atendida exclusivamente por enfermeros hombres.

Con motivo del 8 de marzo, desde Kifkif responden "a la llamada de las compañeras del Movimiento Feminista para participar en la Huelga General de las Mujeres. Como entidad que defiende los valores del feminismo interseccional apoyamos la huelga de cuidados, de consumo, laboral y educativa a partir de nuestras realidades como mujeres migrantes, refugiadas, lesbianas, TRANS*, bisexuales e intersexuales", tal y como explican en un comunicado.

"Desde Kifkif concebimos el paro como proceso de disidencia política y reivindicación. Queremos que la huelga represente una herramienta de visibilización y, al mismo tiempo, sea el producto de una organización, coordinación y construcción de redes de mujeres. Sin embargo, aunque apoyemos la reivindicación del 8 de marzo, muchas de nosotras no podemos unirnos a la manifestación, porque las situaciones administrativas irregulares nos hacen sentir temor por la represalia ante la protesta. De igual modo, las formas de trabajo informal-precario que realizamos, no contemplan la posibilidad de huelga. Parar implica tener formas privilegiadas de contratación que muchas no tenemos. Denunciamos que nuestras intersecciones como mujeres migrantes LTBI,  hacen que vivamos dobles o triples discriminaciones que no son tomadas en cuenta en el diseño, la ejecución y evaluación de las políticas públicas, particularmente las vinculadas a la protección internacional en España y Europa. En este aspecto, nos preocupa la persistencia en dichas políticas, de una mirada parcial de la violencia de género, prevaleciendo un enfoque familista y cishetero blanco que niega y oculta nuestras disidencias sexuales y trayectorias migrantes", afirman.

"En el actual contexto político, interpelamos que sean nuestros derechos como mujeres migrantes LTBI, los que se pretendan y consideren prescindibles. Endurecer la Ley de Extranjería, modificar La Ley de  Violencia de Género (refiriéndola únicamente al ámbito familiar tradicional), así como la derogación de la Ley de Identidad de Género - como algunos partidos políticos pretenden- implica un profundo retroceso e incumplimiento de acuerdos nacionales e internacionales. Queremos enfatizar que nuestra voz y participación cuenta. Como mujeres solicitantes de protección internacional, queremos acciones que cambien la LTBIfobia, el racismo y el machismo. Afirmamos que nuestro trabajo (re) productivo y de cuidados sostiene el bienestar europeo, por tanto, requerimos que nuestros saberes sean valorados, en todos los ámbitos de la sociedad. Por consiguiente, instamos al Estado a tomar la responsabilidad en la aplicación de políticas interculturales sin caer en asistencialismo como el paternalismo; y sin negar nuestra posición como sujetas de pleno derecho. En este sentido, demandamos más presupuestos para la puesta en marcha de acciones orientadas a la protección internacional de mujeres migrantes LTBI. Exigimos la aceptación de todas nuestras intersecciones y, por eso, reprobamos a las personas TERF (TransExclusionary Radical Feminist) que no conciben la participación de las mujeres TRANS* en el movimiento. Desde Kifkif afirmamos nuestro compromiso con la transformación de los imaginarios que sostienen nuestra opresión y exclusión. Porque somos migrantes, somos mujeres que huimos de nuestros países por ser, por amar, por querer derechos no siempre garantizadas; somos refugiadas, somos aquellas que nunca dejamos de ser extranjeras, somos ese otro cuya equivalencia política es ser nada. Estamos aquí, somos diversas, plurales y disidentes. Enfatizamos que “ninguna mujer es ilegal” para nosotras ¡El feminismo será antirracista e interseccional o no será!", concluyen.

Amigas de la Tierra también hacía un llamamiento a secundar la huelga: ¡Vamos a la Huelga Feminista! Las mujeres Amigas de la Tierra luchamos por el medio ambiente y la justicia social, por eso nos sumamos con fuerza y determinación a la huelga feminista del 8 de marzo. La justicia social y la justicia ambiental no serán posibles sin la justicia de género, que afecta a todas las facetas de nuestra vida. Somos parte de Amigos de la Tierra Internacional y para nosotrxs el 8 de marzo es una fecha clave en nuestro calendario de luchas por la justicia social y ambiental. Como federación asumimos un compromiso con la justicia de género y el desmantelamiento del patriarcado. Defendemos y creemos que el cambio de sistema no es posible sin poner fin a las desigualdades, y consideramos por lo tanto que sin justicia de género no hay justicia ambiental", explican.

"El objetivo es parar en todos los ámbitos, no solo en el empleo, para visibilizar qué ocurre cuando las mujeres no estamos y demostrar que si nosotras paramos, se para el mundo. La participación de las mujeres es nuclear en todas las esferas de la vida, y la huelga tiene que alcanzar también otros trabajos y espacios, todos recogidos en cuatro ejes: laboral, estudiantil, de cuidados y de consumo.  Plantamos cara al modelo depredador que fomenta las desigualdades y la opresión, racista y patriarcal, y proponemos otras vidas y otro mundo radicalmente distinto. Queremos avanzar hacia un modelo económico que no se base en la división sexual del trabajo, que sea social y ambientalmente sostenible y que defienda a las personas frente a la acumulación de capital y los beneficios del mercado. No olvidamos que esta movilización es posible gracias a la lucha de mujeres activistas que se han movilizado a lo largo de los años para conseguir la igualdad real, y visibilizar los derechos que la historia patriarcal nos ha negado durante milenios. Ahora más que nunca, el movimiento feminista pretende reclamar igualdad de oportunidades y de derechos a través de esta movilización multitudinaria, continua y transversal, y todas nosotras nos sumamos a esta lucha que crece de forma imparable", resumen.

Afiliadas y afiliados de CCOO se dieron cita en la sede de la madrileña calle de Lope de Vega en una asamblea previa a la huelga general y en la que han intervenido, por este orden, Paloma Vega y Pilar Morales, secretarias de Organización y de las Mujeres, respectivamente, de CCOO Madrid; Elena Blasco, secretaria de Mujeres e Igualdad de CCOO; Jaime Cedrún, secretario general de CCOO Madrid, y Unai Sordo, secretario general de CCOO.

CCOO, la mayor organización sindical de afiliación femenina en España, a la que pertenecen 421.000 mujeres trabajadoras, calienta motores a pocas horas de un 8 de marzo sobre el que hay mayor expectación que nunca. Afiliadas y afiliados se han dado cita en la sede de la madrileña calle de Lope de Vega en una asamblea previa a la huelga general y en la que han intervenido Paloma Vega y Pilar Morales, secretarias de Organización y de las Mujeres, respectivamente, de CCOO Madrid; Elena Blasco, secretaria de Mujeres e Igualdad de CCOO; Jaime Cedrún, secretario general de CCOO Madrid, y Unai Sordo, secretario general de CCOO.

En esta convocatoria, que ha abarrotado el auditorio “Marcelino Camacho”, las y los responsables sindicales han hecho un llamamiento a su afiliación para que hoy viernes paren y ocupen las calles para reclamar la igualdad real de oportunidades y de derechos entre mujeres y hombres y contra la violencia de género que año tras año deja tras de sí un dramático reguero de mujeres asesinadas. “Este 8 de marzo es un hito en el que más cosas se juegan porque se están cuestionando incluso derechos y conquistas que creíamos consolidadas”, señaló Unai Sordo en alusión a los partidos de derecha y ultraderecha de corte negacionista y reaccionario que proclaman una vuelta a la España en blanco y negro, “y no lo vamos a permitir”, advirtió.

También Pilar Morales ironizó sobre el anuncio del PP de no concurrir a la manifestación del 8-M con el argumento de que está politizada. “Pues claro que está politizada y va a ser una pena que no venga el PP porque no vamos a poder abuchearles. De todas maneras, la manifestación va a ser la leche, aunque no vengan”. Y les ha enviado un mensaje: “Nosotras tenemos mucha memoria y muchas muertas y no vamos a dejar respirar a la derecha si gobierna”.

A lo largo de las intervenciones se han desgranado datos sobre la flagrante desigualdad laboral y la violencia económica que sufren las mujeres, pero poniendo de manifiesto que la celebración del 8-M siempre ha servido para avanzar. “Este año han pasado muchas cosas, entre ellas, el reconocimiento social de la desigualdad”, afirmó Jaime Cedrún. “Incluso quien lo niega no es porque no lo reconozca, sino porque no quiere que la situación cambie”. El secretario general de CCOO-Madrid puso el acento en la educación como uno de los pilares para lograr la igualdad y animó a este sector a ir a la huelga de 24 horas porque, argüyó, “sin igualdad este país no tiene futuro”.

La secretaria de Mujeres e Igualdad, Elena Blasco, destacó que “la dignidad laboral es la mejor herramienta para acabar con el capitalismo patriarcal” y apuntó que es CCOO “la única esperanza de colocar el marco social que garantice la necesaria redistribución de la riqueza”. “Si quieren votos”, concluyó su intervención, “que nos escuchen”.

 

MANIFIESTO COMISIÓN FEMINISTA 8 DE MARZO MADRID

El 8 de marzo de 2018 millones de mujeres en todo el mundo protagonizamos una huelga feminista. En Madrid paramos en todos los lugares, en todas las ciudades, barrios y pueblos, ocupamos las calles para hacer visibles nuestros trabajos, nuestras demandas y nuestros cuerpos. Y demostramos que si paramos nosotras, se para el mundo, que impulsamos y desarrollamos propuestas e ideas para pensar en otras vidas y otro mundo, que somos miles, millones, las mujeres dispuestas a conseguirlo, y vamos a por todas.

Dijimos que nadie podría mirar a otro lado frente a nuestras propuestas y nuestra centralidad en el mundo y lo conseguimos. Con la fuerza colectiva hemos ido abriendo espacios y consiguiendo algunos cambios, pero no todos ni para todas. Nuestras vidas siguen marcadas por las desigualdades, por las violencias machistas, por la precariedad, por procesos de exclusión derivados de nuestros empleos, la expulsión de nuestras viviendas, el racismo, por la no corresponsabilidad ni de los hombres ni del Estado en los trabajos de cuidados.

Por eso este año volvemos a la carga, y convocamos también una huelga feminista de 24 horas, sabiendo que esto ni empieza ni acaba el 8 de marzo. Como en años anteriores es un proceso que ha empezado mucho antes, hemos estado construyendo propuestas, tejiendo redes, poniendo en marcha procesos de contagio hasta llegar a esta huelga y movilización en la que visibilizamos nuestras denuncias y exigencias.

Sabemos que las posibilidades para participar en la huelga son distintas para cada una de nosotras, pues estamos atravesadas por desigualdades y precariedades que nos sitúan en lugares muy diversos frente al trabajo asalariado, los cuidados, el consumo, el ejercicio de nuestros derechos, la participación ciudadana según nuestra procedencia, la clase, la “raza”, la situación migratoria, la edad, la orientación sexual, la identidad de género y las distintas habilidades. Por eso la huelga feminista es una propuesta abierta en la que todas podemos encontrar una forma de participar.

Formamos parte de las luchas contra las violencias machistas, por el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y nuestra vida, por la justicia social, el trabajo digno, la vivienda, la salud, la educación, la soberanía alimentaria y la laicidad.

Formamos parte de las luchas que protagonizan mujeres que defienden sus tierras y los recursos de sus pueblos, incluso arriesgando su vida, amenazadas por el extractivismo, las empresas transnacionales, y los tratados de libre comercio; contra las viejas y nuevas formas de explotación.

Porque somos antirracistas estamos contra la ley de extranjería y los muros que se levantan en nuestro país; porque somos antimilitaristas estamos contra las guerras, que son una de las causas que obligan a las mujeres a migrar; contra los Estados autoritarios y represores que imponen leyes mordaza y criminalizan la protesta y la resistencia feminista.

Este año nos unimos al grito global lanzado por las mujeres en Brasil, en EEUU, en Italia, en India y en otras partes del mundo frente a las reacciones patriarcales por el avance de las mujeres en el logro de nuestros derechos, y frente a una derecha y extrema derecha que nos ha situado a mujeres y migrantes como objetivo prioritario de su ofensiva ultraliberal, racista y patriarcal.

Son muchos los motivos para apoyar la huelga, entre otros, la hacemos:

✓ Para que podamos ser libres, para que se consideren las violencias machistas como una cuestión que atañe a toda la sociedad y se tengan en cuenta sus distintas causas y dimensiones. Poniendo fin a aquellas que sufrimos cotidianamente en todos los ámbitos y espacios vitales (hogar, trabajo, espacios públicos, pareja, familia, entorno laboral, sociedad e instituciones del Estado). Para que haya cambios culturales, en las ideas, actitudes, relaciones y en el imaginario colectivo.

✓ Para que la justicia nos crea y deje de aplicar una lógica patriarcal, para que se apliquen de forma efectiva las leyes contra las violencias machistas y se amplíen para incluir la violencia sexual. Para hacer efectiva la verdad, la protección, la reparación y la justicia a quienes somos víctimas de las violencias machistas.✓

✓ Para que las mujeres seamos dueñas de nuestros cuerpos nuestros deseos y nuestras decisiones. Para que las personas disidentes sexuales, con especial atención a las mujeres trans, dejemos de sufrir agresiones y múltiples violencias. Por una sociedad que respete y valore la diversidad sexual, de identidad y/o expresión de género.

✓ Para que la educación afectivo-sexual esté contemplada en el currículo escolar y sea integral, libre de estereotipos sexistas, racistas y LGTBIfóbicos.

✓ Para que el aborto esté fuera del Código Penal y se reconozca como un derecho de las mujeres y personas con capacidad de gestar a decidir sobre su cuerpo y su maternidad. Que se respete la autonomía de las mujeres de 16 y 17 años y se garantice su realización en los servicios públicos de salud para todas las mujeres.

✓ Para romper con las fronteras, el racismo y la xenofobia que nos atraviesa y recorre toda la sociedad. Para que ninguna mujer tenga que migrar forzada por las políticas coloniales, neoliberales y racistas del Norte Global, que producen situaciones económicas, bélicas, sociales y ambientales insostenibles.

✓ Para garantizar nuestros derechos para todas las mujeres, así como un mundo donde nadie muera en el mar, sin muros, alambres, vallas, concertinas ni CIEs. Porque ningún ser humano es ilegal.

✓ Para que se visibilice y reconozca el valor y dignidad del trabajo doméstico y de cuidados que realizamos las mujeres, y los derechos de quienes los realizamos. Para que se asuma la corresponsabilidad por parte de todos los hombres, de la sociedad y del Estado.

✓ Para que podamos tener vidas dignas, y que las Administraciones Públicas garanticen de forma irrenunciable y prioritaria los servicios públicos y de protección social: sanidad, educación, servicios sociales, ayuda a la dependencia y acceso a la vivienda social.

✓ Para que se rompa la división sexual del trabajo que nos condena a la precariedad, la discriminación laboral y los trabajos peor pagados, no remunerados, invisibles e ilegales. Para crear alternativas para las trabajadoras migrantes en situación administrativa irregular.

✓ Para construir una economía sostenible, justa y solidaria que gestione los recursos naturales de forma pública y comunitaria, que esté en función de las necesidades humanas y no del beneficio capitalista. Para que logremos el acceso universal a los bienes naturales imprescindibles para vivir y priorizar los derechos comunitarios frente a los intereses privados.

✓ Para defender lo común a través del apoyo mutuo: las organizaciones comunitarias, las relaciones vecinales, la gestión y el diseño participativo o el uso compartido de los bienes y del espacio público.

Somos un movimiento internacional diverso que planta cara al orden patriarcal, racista, colonizador, capitalista y depredador con el medio ambiente. Proponemos otra forma de ver, entender y estar en el mundo, de relacionarnos, en definitiva nuestra propuesta supone un nuevo sentido común.

Nos precede una larga genealogía de luchas feministas, las mujeres sufragistas y sindicalistas, las que combatieron al colonialismo, las que trajeron la Segunda República, las que lucharon en la Guerra Civil, y contra la Dictadura franquista, y todas las activistas que nos han traído hasta aquí.

Sabemos que para resistir hay que seguir avanzando y nos sabemos fuertes. Tenemos una propuesta positiva para que todas y todos, desde nuestra diversidad, tengamos una vida digna. Defendemos una forma de convivir y lo queremos hacer todas, unidas, fortaleciendo nuestras alianzas con otros movimientos sociales. Así nos enfrentamos a quienes hacen su política desde la mentira y el desprecio a las mujeres, desde el miedo, el ocio, la victimización y el resentimiento. Y en el proceso de reconocer, defender y ampliar nuestras libertades y derechos contraponemos la esperanza y desarrollamos lazos de apoyo y solidaridad entre todas.

Frente al “nosotros primero” planteamos “nosotras juntas”.

Comisión Feminista 8 de Marzo-Madrid

 

Convocatorias de concentraciones en la Zona Este

 

Aranjuez: a las 12:15h manifestación desde calle Capitán Angosto esquina calle Abastos hasta calle san Antonio (parque farnesio)

Arganda del Rey: a las 12h en la plaza de constitución

Rivas Vaciamadrid: 12h en la plaza de constitución

Valdemoro: a las 12h en la plaza del Ayuntamiento

Ciempozuelos: a las 12h en la plaza del ayuntamiento

Alcalá de Henares. 12:00 horas. Concentración en Plaza de Cervantes

Torrejón de Ardoz. 12:00 horas. Plaza Mayor, 1

Coslada. 12:00 horas. Centro Cultural Margarita Nelken. Avda. Príncipes de España (estatua Espejo de Venus)

San Fernando de Henares. 12:00 h. Plaza de España

San Sebastián de los Reyes. 12:00 horas. Plaza Ayuntamiento

Algete. 12:00 horas. Polígono Río de Janeiro c/ Pelaya, 9

MADRID CIUDAD:

-Puerta del Sol 11.30h

-Cibeles 12.30h

-Manifestación unitaria: 19h de Atocha a Plaza de España

Fuente: eltelescopiodigital.com