Novedades

Con solo una pastilla

Con solo una pastilla

Cuando escuché la palabra leucemia, sentí pánico. Pensé sobre todo en mis hijos, que eran muy pequeños, que me iba a perder muchas cosas suyas...pensé en cómo iban a salir adelante si yo no estaba a su lado.

Es un miedo que nunca había sentido antes, porque de verdad pensé que me iba a morir.

Enfrentarte a contarle a los demás lo que tienes es siempre muy difícil. Hablarles de cáncer es durísimo. La cara de mis padres cuando venían a abrazarme... estaban desencajados.

A menudo, lo que más me consolaba era pensar que por lo menos me había tocado a mí y no a ninguno de mis hijos.

Más que el miedo a la muerte, tenía miedo al tratamiento, a no estar a la altura, a la quimioterapia, a transplantes de médula…son tratamientos durísimos que tienes que pasar para poder curarte.

Yo tuve suerte, todavía hoy pienso que fui la persona más afortunada del mundo. Mi cáncer tenía un tratamiento muy simple, solo una pastilla. Gracias a eso, mi vida continua exactamente igual, lo único que tengo que recordar es tomarme la pastilla cada día. A veces me lo tengo que recordar porque me encuentro tan bien, que me pongo una alarma o son mis amigos los que me lo recuerdan.

Hace unos años, la historia de Silvia parecía imposible: que un comprimido diario pudiera lograr la cronificación de algunos tipos de leucemia, permitiendo prescindir de tratamientos más agresivos como la quimioterapia.

Si hoy es posible, se lo debemos única y exclusivamente a los esfuerzos en la investigación contra el cáncer. No dejaremos de trabajar hasta el día en que todos los tipos de cáncer se puedan tratar y la enfermedad deje de ser mortal.

Únete a este esfuerzo, hazte socio de CRIS contra el Cáncer >>>

 

 

Fundación CRIS contra el Cáncer
Calle Princesa de Éboli 9, local B, 28050 Madrid

La Fundación CRIS nace con un único objetivo: vencer al cáncer a través de la investigación. Un desafío enorme pero que justifica todo el esfuerzo, el talento y el compromiso necesario para conseguirlo, y que además, cada día, nos llena de esperanza y vida.

Porque con CRIS, invertir en investigación es invertir en vida.