Filofobia, aversión a enamorarse

La filofobia es el miedo al apego emocional, a enamorarse o a comenzar una relación romántica. Es una de las fobias más curiosas y que repercute claramente en la vida social, sexual y emocional de la persona que lo sufre.

Una persona con filofobia puede experimentar algo parecido a un ataque de ansiedad cuando se encuentra en presencia de una persona que le atraiga físicamente. En casos graves la persona que es filofóbica además de evitar amores potenciales, puede llegar a evitar las relaciones con compañeros de trabajo, amigos, familiares o vecinos. Casi sin darse cuenta, el filofóbico comenzará a tener ciertos patrones de conducta muy concretos en cuanto perciba que está empezando a enamorarse.

Uno de los detonantes de esta fobia por lo general, suele ser una experiencia traumática anterior que no a sabido o podido superar de manera adecuada. Es también muy común que se produzca como resultado de una infancia complicada, falta de apego e incluso tras haber sufrido algún tipo de maltrato o abuso.
Por otra parte, puede surgir también después de fracasar de una forma dolorosa en una relación anterior. Las separaciones, las perdidas o las traiciones amorosas también dejan huellas traumáticas que tardan en cerrarse y que en ocasiones, generan esta realidad y otras dimensiones altamente complejas y desgastantes.

La ansiedad que esta situación les produce, puede llegar a manifestarse de una manera severa, con náuseas, mareos, aumento de las pulsaciones, dolor en el pecho, dificultad para respirar, etc.

Realmente el miedo a enamorarse no existe, o está mal enfocado ya que no es el amor el que provoca el miedo. El miedo no proviene de tu entorno, sino de tu interior y de tu forma de ser.