Tres mil personas se hacen donantes de médula en el último año

Tres mil personas se hacen donantes de médula en el último año

Ayer se celebró el Día Mundial del Donante de Médula

El Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid ha registrado a cerca de 3.000 nuevos donantes de médula ósea en lo que llevamos de año. En total son más de 44.000 las personas dispuestas a donar si hubiera un paciente compatible con ellas. Así lo ha explicado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, durante la celebración del Día Mundial del Donante de Médula Ósea, en la que se han entregado diplomas de agradecimiento a las personas que han realizado su donación en el último año.

Entre enero y agosto de 2018 se han inscrito 2.936 nuevos donantes, lo que supone en torno a un 15 % más que en los años anteriores, aunque por debajo de 2017. En cuanto a donaciones efectivas, se han realizado 132 a nivel nacional, 39 de ellas de donantes madrileños, lo que sitúa a Madrid un año más a la cabeza de las donaciones de médula ósea, con un 30 % del total. En total, son ya 44.907 madrileños registrados para ser donantes de médula ósea en el momento que se les requiera por encontrarse un paciente necesitado de trasplante que resulte compatible con ellos.

El Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid (CTCM) está preparando la campaña ‘Únete al equipo de médula’, una iniciativa para promover la donación de médula, que se presentará en octubre y cuya primera fase se ha lanzado hoy con el lema ‘Conoce mi historia’. “Son muchos pero necesitamos más”, ha explicado la directora gerente del CTCM, Luisa Barea.

Durante el acto se ha explicado que la donación de médula es anónima y que, aunque hay personas que se registran movidas por la situación de pacientes concretos, creyendo que serán compatibles, la probabilidad de que les llegue a ellos “es casi nula”, afirman desde el centro. Y han aclarado que “si algún día se les llama será para otro paciente, que también les necesita y que también tiene una historia, una familia y una vida por vivir”.

Se han conocido algunas de esas historias. Como la de Jimena Bañuelos, que tras doce años trasplantada ha narrado su experiencia en el libro Aún tengo la vida. Bañuelos ha intervenido en el acto junto a Antonio Romero, un joven que donó médula hace un año y que, tras poner un tuit hace unos días, consiguió que millones de personas conocieran este tipo de donación y que en el Centro de Transfusión se recibieran más de 660 peticiones para hacerse donante.

Sus historias, recogidas en dos vídeos proyectados en el acto, forman parte de una serie de historias de la donación que se irán difundiendo en redes sociales en esta primera fase de la campaña. El objetivo es acercar y motivar a los jóvenes con las experiencias de donantes y receptores -contadas por sus protagonistas- y animar a otros a que cuenten también las suyas.

En ese sentido, el CTCM hace un llamamiento a donantes y receptores de trasplantes de médula “para que desde hoy llenen las redes con ese momento de su vida que quedó unido para siempre a otra persona”. La campaña utiliza los hashtags #ConoceMiHistoria y #EquipoMédula y cuenta con perfiles específicos de campaña y una microweb informativa www.equipomedula.org.

La presentación de la campaña tendrá lugar en octubre y en ella se explicarán los objetivos concretos, se lanzará un spot y se anunciarán distintas medidas para facilitar el registro a las personas que deseen hacerse donantes. Además, se pedirá a los nuevos donantes su participación a través de un gesto original que “esperamos que se popularice y llegue a todos”. “También pediremos su colaboración a quienes ya están registrados, 40.000 personas, muchas de ellas deseosas de ayudar a promover la donación de médula”.

Desde enero de 2018 la edad tope para registrarse ha pasado de los 55 a los 40 años. El motivo es que, dado el tiempo que transcurre desde el registro hasta que esa persona es llamada para donar, una media de 7-8 años, los jóvenes pueden permanecer más tiempo activos en el registro. Además, se ha comprobado que los trasplantes procedentes de donantes jóvenes tienen mejor pronóstico.

Por esta razón, la campaña que pone en marcha el Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid se dirige a los jóvenes y utiliza fundamentalmente las redes sociales para llegar a ellos. El trasplante de médula es la única esperanza para personas afectadas de enfermedades como aplasia de médula ósea, leucemias y linfomas, entre otras. Sin embargo, el 75 % de ellas no disponen de un familiar con un perfil genético compatible por lo que es necesario recurrir a los registros de donantes altruistas.

 Fuente: eltelescopiodigital.com