Novedades

Ergofobia, aversión al trabajo

Ergofobia, aversión al trabajo

La ergofobia es un miedo irracional y persistente al lugar del trabajo. El término viene del griego ergon (trabajo) y phobos (miedo).

Los ergofóbicos sienten un miedo persistente e irrefrenable a acudir a su puesto de trabajo, lo que conlleva problemas serios para su vida personal, social y familiar. Si el problema persiste, y no es tratado desde un punto de vista médico o psicológico, además se añade la consecuencia económica al dejar de percibir ingresos.

La ergofobia es una condición mental y emocional donde el sujeto tiene un miedo incontrolable no solo a acudir al lugar del trabajo, sino también al ambiente que lo rodea. Siente angustia de estar alrededor de otros trabajadores, su desempeño, la posibilidad de ser despedido y la jerarquía de la autoridad de su jefe, además de la incomprensión de los demás hacia su temor.

Las causas de este trastorno pueden ser variadas, pero por lo general se origina después de una experiencia traumática.​ El ergobófico trata su lugar de trabajo como un lugar hostil y presiente que un hecho acontecido en el pasado se puede repetir, lo que conlleva su evitación. Otras causas pueden ser la burla de los compañeros, temor a ser rechazado, ansiedad congénita, trastornos del estado de ánimo y factores genéticos.

Los individuos que sufren este trastorno suelen ser conscientes de que tienen un problema, pero no siempre buscan ayuda al desconocer que es un problema psicológico. Para superar este trastorno es necesario acudir al psicólogo para que pueda realizar un diagnóstico correcto. Generalmente, la psicoterapia será suficiente para superar esta condición; sin embargo, en casos extremos es posible emplear algunos fármacos para ayudar a reducir la sintomatología. Ahora bien, el tratamiento farmacológico siempre debe combinarse con la terapia psicológica.