Metro se pone en huelga en junio por la presencia de amianto

Metro se pone en huelga en junio por la presencia de amianto

Cuatro jornadas los días 1, 4, 8 y 15 de junio

CCOO y el Sindicato del Colectivo de Maquinistas de Metro convocan paros parciales, de tres horas por turno, en el Metro de Madrid, los días 1, 4, 8 y 15 de junio, ante el grave problema que vienen padeciendo los trabajadores y trabajadoras de Metro, debido a la falta de prevención, por la manipulación o exposición del amianto en esta empresa durante muchos años.

Denuncian que están en juego las vidas de los trabajadores y trabajadoras, y que ningún responsable ha tomado decisiones al respecto desde el año 2003, cuando ya se tenía conocimiento que existía amianto en los trenes y en las instalaciones, dilatando los reconocimientos médicos correspondientes, habiendo tenido que esperar a que se haya desarrollado esta enfermedad, afectando gravemente de momento a tres compañeros en activo y a otros dos, que posiblemente hayan fallecido por esa enfermedad derivada de su puesto de trabajo, llegando a provocar esta situación una sanción mediante un acta de infracción de 191.000 euros por parte de la Inspección de Trabajo.

Esto de por sí solo, sería razón sobrada para que la Dirección de Metro pusiese todos los medios para aclarar lo que ha estado sucediendo durante años, y mostrase una verdadera voluntad de erradicar el problema y asumir sus responsabilidades. Sin embargo hasta ahora cada movimiento de la Dirección ha sido “forzado” a golpe de sanción. Ante ello lo que hace es contratar uno de los gabinetes jurídicos de más peso y, por ello, se supone que más costosos, para protegerse.

La próxima convocatoria de estos paros parciales es debida a las dos actas, que se cree que no serán las ultimas, de infracción sancionadoras a Metro de Madrid por no haber cumplido la legislación vigente, quedando demostrados estos hechos en las declaraciones realizadas por responsables de Metro y un trabajador afectado por esta enfermedad, en la primera comparecencia de la Comisión de Investigación que se está llevando a cabo por los grupos parlamentarios en la Asamblea de Madrid. Ha quedado claramente demostrado en las declaraciones el desconocimiento de la empresa y la falta de medidas preventivas hacia los trabajadores y trabajadoras que han estado muchos años manipulando amianto.

Además estos paros son convocados porque:

1º.- La Dirección está ocultando y no facilitando información a la Representación Sindical del Comité de Seguridad y Salud, así como al grupo de trabajo creado específicamente para el grave problema del amianto en Metro de Madrid.

2º.- Los sindicatos convocantes exigen el reconocimiento médico para la totalidad de la plantilla de Metro de Madrid que ha estado expuesta al amianto, o manipulándolo hace muchos años, para que puedan pasar un reconocimiento médico voluntariamente, si lo solicitan, a lo que la Dirección se está negando continuamente.

3º.- Se solicita que el reconocimiento de enfermedad profesional sea reconocido inmediatamente, para futuros casos que se puedan producir, y no haya, como ha sucedido con uno de los compañeros afectados, esperar más de dos años, desde que se le diagnosticó la enfermedad, siendo esta situación uno de los motivos por lo que la Inspección de Trabajo ha vuelto a emitir una segunda acta de infracción económica a Metro.

4º.- También se solicita que a la totalidad de compañeros y compañeras jubilados, o que se fueron en el ERE de Metro de Madrid, así como al personal de las 710 contratas que trabajan en nuestra empresa, se les tengan en cuenta por haber podido estar manipulando o expuestos al amianto, para tomar las medidas preventivas, informativas y formativas, necesarias, así como la realización de los reconocimientos médicos que pudieran ser necesarios.

5º.- Además se denuncia que Metro de Madrid debiera haber estado inscrito en RERA (Registro de Empresas con Riesgo de Amianto), así como la necesidad de impartir a toda la plantilla, y especialmente a quienes han estado o están expuestos al amianto, la formación e información necesaria.

Otros motivos importantes que llevan a estas movilizaciones son:

6º.- Un grave problema son las agresiones externas. Metro de Madrid se jacta de pertenecer a grandes asociaciones de empresas de transporte y es uno de los Metros que más esconde la cabeza ante estas situaciones.

La Dirección de Metro está obsesionada en evitar todo aquello que pueda empañar la imagen idílica que quieren construir de Metro de Madrid, y no habría nada que objetar, si con ello no se estuviese exponiendo a los trabajadores y trabajadoras, a que cualquier día sean protagonistas de un titular de primera página, como víctimas de una agresión grave.

Para no llegar a esa situación es obligación de la Dirección poner todos los medios para evitarlo y proteger las personas que prestan servicio en la empresa. Deben legitimar la figura de la plantilla que día a día son la cara visible de este servicio público, llevando siempre “la cruz” de la improvisación y malas prácticas por parte de la Dirección de Metro creando un deterioro del servicio que paga la ciudadanía madrileña.

En muchos otros metros de nuestro país, se emprenden campañas para que las personas usuarias comprendan, respeten y valoren esa labor, así como el reconocimiento de agente den autoridad para la totalidad de su plantilla, aunque para ello se tenga que modificar la legislación vigente en nuestra Comunidad de Madrid.

7º.-Respecto a la contratación es de una necesidad “vital”; el servicio alcanza unos niveles de deterioro inaceptables. Como muestra basta decir que hay promociones internas necesarias para cubrir determinados puestos, con personas ya aprobadas, pero que están en suspenso, porque esas personas no pueden dejar sus puestos actuales para acceder a la plaza aprobada porque no se cubre el servicio que necesitan las personas usuarias. Es necesario parar ya el constante incremento de contrataciones y externalizaciones a empresas privadas, para poder llevar a cabo el mantenimiento necesario de trenes e instalaciones.

La Comunidad de Madrid ha establecido unos servicios mínimos de hasta el 69 % en el servicio de trenes con motivo de la huelga de Metro convocada por el Sindicato del Colectivo de Maquinistas de Metro y Comisiones Obreras. El primer día de paros será el próximo viernes, 1 de junio, y también se han convocado paros parciales para los días 4, 8 y 15.

El 1 de junio, el primer paro se desarrollará desde las 6:05 hasta las 10:15 horas, coincidiendo con la hora punta en la red de Metro. Por ello, la Comunidad de Madrid ha establecido unos servicios mínimos del 69 %. Ese mismo día, el paro se repetirá desde las 13:20 hasta las 21:30 horas, franja en la que la Comunidad ha fijado unos servicios mínimos del 55 %.

El objetivo de la Comunidad de Madrid al disponer estos servicios mínimos –que se fijarán más adelante para el resto de jornadas anunciadas- es garantizar la necesaria movilidad de los madrileños y la prestación de un servicio esencial para los ciudadanos.

La compañía informará, a través de todos los canales disponibles de atención al cliente (megafonía, teleindicadores, centro de atención al cliente, cartelería en estaciones, canales digitales, etc), de los horarios de estos paros y de los servicios de los que podrán disponer los usuarios de la red de Metro.

La falta de acción de la dirección de Metro de Madrid en relación con el problema del amianto ha llevado a CCOO a convocar cuatro días de paros en el suburbano, a partir de este viernes, día 1.

Los motivos de la huelga han sido explicados por el secretario general de CCOO en Metro, Juan Carlos de la Cruz, quien ha recordado que las personas responsables del Metro conocen la situación desde el año 2003, a pesar de lo cual “no se ha hecho absolutamente nada”. Desde el sindicato se responsabiliza a las obras realizadas en el Metro, que no se hicieron de la mejor manera posible, así como a los recortes en prevención, de la situación, con un trabajador fallecido la semana pasada como consecuencia de una patología cancerígena y otros tres afectados por asbestosis por estar expuestos al amianto.

“Nunca se ha velado por la salud de la plantilla”, ha denunciado De la Cruz, que ha vuelto a reclamar la realización de reconocimientos médicos a todas las personas que han estado expuestas y que han manipulado amianto, así como por parte de la Seguridad Social a las que salieron de la empresa como consecuencia del ERE. CCOO quiere que se hagan reconocimientos médicos “en condiciones” porque se tienen dudas de los realizados hasta la fecha.

Desde el sindicato se reclama a Metro que exija a las empresas que trabajan para el suburbano que vigilen también la salud de sus trabajadores y trabajadoras, y se recuerda que otro motivo para convocar los paros es el aumento de las agresiones, tanto físicas y verbales, al personal del Metro, hasta el punto de que hay “bastantes” trabajadores y trabajadoras que tienen miedo de ir a trabajar.

Por su parte, la secretaria de Salud Laboral de CCOO de Madrid, Carmen Mancheño, ha criticado la actuación “tarde y mal” de la dirección de Metro, y ha pedido una planificación de las actuaciones en relación con el amianto, para saber dónde y cómo está este material. Mancheño ha cargado también contra el vaciamiento de contenido del comité de seguridad y salud en el trabajo del Metro, el órgano legal en el que participan los y las representantes de la plantilla y al que no se está trasladando toda la información por parte de la empresa. CCOO hace hincapié en que el sindicato va a seguir trabajando para que se reconozcan los derechos de la plantilla de Metro.

Por tanto, existen motivos para los paros que dan comienzo este viernes, que serán de tres horas en cada turno los días 1, 4 y 8 de junio (en la franja de 6,05 a 10,15 horas y de 13,20 a 2130 horas), y de 11,30 a 14,30 horas el día 15, coincidiendo con la celebración de la comisión de investigación en la Asamblea de Madrid.

La Comunidad va a ofrecer a todos los empleados de Metro de Madrid la posibilidad de someterse voluntariamente a un reconocimiento médico para descartar cualquier problema de salud relacionado con la presencia de amianto en las instalaciones del suburbano. Así lo han acordado hoy la dirección de Metro y los sindicatos durante la reunión de la Comisión de Seguimiento y ejecución de la estrategia de acción para la gestión del amianto.

Este acuerdo, que permite a toda la plantilla acceder a las pruebas si así lo desean, se une a la reciente decisión de ampliar el número de trabajadores sujetos a la Vigilancia Específica Sanitaria a cerca de 1.000 empleados, frente a los 470 previstos inicialmente. Se han incluido, además de los trabajadores adscritos al mantenimiento de material móvil que ya estaban en este grupo, otros colectivos como el de escaleras mecánicas, obras o señales, entre otros. Hasta el momento, más de 390 empleados ya han llevado a cabo las pruebas médicas.

En los próximos días, la Dirección comunicará las condiciones en las que todos los trabajadores en activo de la empresa, que no estén sujetos al citado procedimiento de Vigilancia de la Salud específica para el amianto en la que están incluidos los cerca de 1.000 trabajadores antes citados, podrán solicitar también, si lo desean, la realización de pruebas específicas (adicionales a las que se vienen realizando habitualmente en el reconocimiento médico anual previsto en el convenio colectivo), con objeto de dar respuesta a situaciones de inquietud y preocupación que se han manifestado entre los trabajadores, a raíz de los casos de enfermedad profesional que se han declarado recientemente.

Se trata de una medida más que pone en marcha Metro de Madrid en coordinación con UGT, Solidaridad Obrera, Sindicato Libre y Sindicato de Técnicos en el marco de la Comisión de Seguimiento y ejecución de la estrategia de acción para la gestión del amianto. A través de esta Comisión también se ha planificado una inversión de 140 millones de euros para el desamiantado de la red y del material móvil. Hasta el momento, ya se está trabajando en la retirada de algunas piezas presentes en los modelos más antiguos de trenes y a lo largo de este verano comenzarán los trabajos de eliminación de este material en varias estaciones de Metro.

Metro está llevando a cabo todas estas acciones con el ánimo de aportar mayor seguridad a los trabajadores de la compañía, si bien, recuerda que no existe riesgo de exposición al amianto ni por parte de los empleados ni por parte de los usuarios de la red.

 

Fuente: eltelescopiodigital.com