Novedades

La alergia alimentaria en perros y gatos

La alergia alimentaria en perros y gatos

Reacción alérgica:
El ambiente o el alimento, contienen numerosas partículas que cuando ingresan al organismo, ya sea por inhalación o ingestión, estimulan al sistema inmune del animal. Este mecanismo es normal y se da en todos los organismos. Cuando la mascota es alérgica esta reacción es exacerbada, convirtiéndose en perjudicial y dañina para el propio organismo.

Estas partículas de los alimentos y el ambiente, llamadas alérgenos, se encuentran distribuidas por todo lados y todos entran en contacto con las mismas, pero sólo desarrollan reacciones alérgicas aquellos que están predispuestos a las mismas.


Alergia alimentaria:
La alergia alimentaria es una reacción inmunológica hacia un alimento o aditivo alimenticio que está consumiendo el animal.
La alergia alimentaria clínicamente se presenta como otras dermatopatías (enfermedades de la piel) o puede coexistir con ellas.
Se presenta en perros de cualquier edad, principalmente jóvenes o mayores. La enfermedad puede o no causar prurito crónico no estacional. La alergia alimentaria se puede presentar muchas veces, junto con atopía, dermatitis alérgica por picadura de pulga, piodermia superficial. No es válido tratar de correlacionar cambios alimentarios recientes con la aparición de la dermatitis alérgica; ya que el 68% de los casos de alergia alimentaria consumió 2 años el mismo alimento antes de sensibilizarse. Los síntomas clínicos que manifiestan los animales generalmente están relacionados con la piel. Rara vez aparecen síntomas digestivos.


Signos cutáneos:
El prurito es la manifestación más común, pero no se presenta en todos los casos. Enrojecimiento y ronchas (eritema y pápulas).
También puede aparecer descamación.
Piel con excesiva grasa y olor desagradable.
Las zonas afectadas pueden ser cara, extremidades, zonas ventrales, axila, región inguinal, etc...


Para el diagnóstico existen diferentes métodos que se pueden aplicar:

Pruebas alérgicas in Vitro: se toma una muestra de sangre y se remiten a un laboratorio, el cual determina a qué alérgeno es sensible ese animal. A su vez el laboratorio con los resultados prepara la terapia desensibilizante que envía para ser aplicada al animal.

Restricción dietética: Consiste en alimentar al animal con una dieta restringida. Se elegirán aquellas que el animal nunca consumió en su vida (hay menos probabilidad que sea alérgico a esos componentes), ej.: pescado y patata, cordero y patata, etc... Si después de un tiempo de consumir solamente esta dieta el animal responde bien, se le incorpora un nuevo alimento. Solo se incorporarán los alimentos uno cada vez y se les da un tiempo antes de introducir otro. Esto se hace sucesivamente hasta que el animal reacciona a uno, que es el alimento alergénico.

El Tratamiento consiste en ofrecer dietas comerciales: en el mercado hay actualmente piensos exclusivamente formulados para evitar este tipo de patologías, que dan muy buenos resultados. •

Lau Lagun