Novedades

Crean en Alcalá de Henares un césped que sólo necesita la mitad de riegos

Crean en Alcalá de Henares un césped que sólo necesita la mitad de riegos

Se trata de un proyecto piloto desarrollado en El Encín por el IMIDRA

Una pradera de césped verde, resistente, que requiera pocos cuidados y, sobre todo, que permita ahorrar más de un 50% en el agua de riego. Éste es el desafío al que se enfrentan los investigadores del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) que están llevando a cabo un proyecto para conseguir nuevas variedades de césped más “ecológicas” y respetuosas con el medio ambiente. Un ensayo que se está realizando en la Finca El Encín de Alcalá de Henares y que ha visitado el consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada.

Las praderas que decoran los parques y jardines de las ciudades de la región están formadas por una mezcla de especies de césped de clima templado, que requieren una media de casi seis litros de agua al día por metro cuadrado para su mantenimiento. Teniendo en cuenta que en la Comunidad de Madrid hay más de 3.500 hectáreas de praderas de césped ornamental, el volumen de agua de riego es muy elevado y los investigadores del IMIDRA se han propuesto reducirlo drásticamente mezclando estas especies autóctonas con otras adaptadas a climas subtropicales, que presentan una gran resistencia y una demanda de riego mucho menor, para conseguir una nueva variedad que permita ahorros de agua superiores al 50%.

Para ello, a mediados de 2016 se habilitó una parcela de 2.000 metros cuadrados dividida, a su vez, en parcelas menores en las que se han plantado tres series de combinaciones de tres especies autóctonas con tres subtropicales. En total, 27 zonas de ensayo con las mismas condiciones de terreno y mantenimiento y con una única diferencia básica: cada serie de tres mezclas idénticas recibe distintos porcentajes de riego (100%, 75% y 50% del volumen habitual del agua que necesitan para mantenerse en óptimas condiciones).

El estudio, que se prolongará hasta el próximo año, registra todo tipo de parámetros, desde la velocidad de crecimiento al color del césped o su resistencia, y permitirá a los investigadores determinar cuál de estas mezclas consigue alcanzar un ahorro de agua más significativo, combinado con un mantenimiento similar al de las mezclas convencionales, para crear praderas más eficientes y respetuosas con los recursos hídricos de la región.

Fuente: eltelescopiodigital.com