Tripanofobia, aversión a las inyecciones

Tripanofobia, aversión a las inyecciones

La tripanofobia es la fobia a las agujas o, más específicamente, a las inyecciones. La tripanofobia es un miedo patológico causado por un contacto físico, visual, etc, con las agujas u objetos que puedan cortar o pinchar, y de otros tipos.

Esta fobia comparte cierta relación con la belonefobia, si bien es más general que ésta. Las personas que la padecen tratan de evitar en lo posible, todo tipo de situaciones que puedan causarla, tales como por ejemplo: realizarse una extracción de sangre, intervenciones médicas en la que se requiera practicar una vía al paciente, etc.

Es una fobia muy común en los niños y algunos adultos. Hay personas que por el sólo hecho de pensar en una inyección se alteran, se ponen muy nerviosas y creen que les va a causar mucho dolor. El miedo a las inyecciones aparece desde muy pequeños, cuando nuestras madres o abuelas nos inculcan la idea errónea de que una inyección nos va a doler, además también se acostumbra amenazar con inyecciones como una medida de castigo.

El problema no sólo se presenta en los niños, sino que se incrementa cuando el adulto es diagnosticado con alguna enfermedad que requiera inyecciones en su tratamiento como es el caso de la diabetes. En ella se requieren inyecciones subcutáneas diarias de insulina para poder controlar el azúcar en la sangre.

El 15% de las personas que padece alguna fobia lo es a las agujas y es por ello la 4ª fobia más frecuente en el mundo aunque existen tantas fobias como personas, ya que puede desarrollarse una fobia a cualquier cosa o situación.