Todo está en los libros

Todo está en los libros

Torrejón, Alcalá y Madrid celebran Ferias del Libro

Poco podía imaginar el escritor valenciano Vicent Clavel que la idea que tuvo hace casi cien años de dedicar un mercado sólo a la compra-venta de libros iba a tener tal éxito que durante el siglo siguiente iban a celebrarse Ferias del Libro por todo el mundo. Y por supuesto, la Comunidad de Madrid no se quedó al margen, celebrándose hoy Ferias del Libro en, entre otras, las ciudades de Madrid, Alcalá o Torrejón.

Pero la historia de la Feria del Libro comienza un 7 de octubre de 1926, cuando Vicent Clavel propone a Alfonso XIII y a Miguel Primo de Rivera la celebración en Barcelona de un día dedicado a los libros coincidiendo con la fecha del bautismo de Cervantes. La propuesta es bien acogida, y funciona así durante los cuatro primeros años.

En 1930, sin embargo, se decide trasladar la fiesta al 23 de abril lo que supone el despegue definitivo, al coincidir la celebración con el Día de Sant Jordi, en el que, desde el siglo XV, se regalaban rosas a las mujeres y que, desde aquel 1930, convertirá en tradición regalar libros y rosas.

El éxito de la Feria del Libro es tal que poco tarda la capital del Reino en celebrar la suya propia. Así, en 1933, y durante la Segunda República, el Paseo de Recoletos acoge la primera edición de la Feria del Libro de Madrid, una Feria que coincidía en el tiempo con la de Barcelona, y que no tendrá carácter oficial hasta 1936. La Guerra Civil provoca la suspensión de la Feria, que no se recuperará hasta 1944, y con la categoría de Feria Nacional itinerante (alternándose con Barcelona, Sevilla y otras ciudades), lo que supondrá su eclosión definitiva.

Tras el fin del franquismo, la Feria se traslada a Madrid, celebrándose ya con su formato actual: en el Paseo de Coches del Retiro y durante los primeros días del mes de junio para dejar los últimos días de abril a Barcelona.

Y es que esta Feria, con más de trescientas casetas, es uno de los principales reclamos culturales de la capital de España en los primeros días del verano. Por ejemplo este 2018 se cumplen 77 ediciones de la Feria y Madrid lo va a celebrar entre el 25 de mayo y el 10 de junio con más de cuatrocientas actividades y Rumanía como país invitado.

Pero la del Retiro no es la única Feria del Libro que se celebra en Madrid. Así, en las cercanías del Día del Libro los madrileños tienen una cita en el Paseo de Recoletos, donde la Asociación de Libreros de Lance de Madrid organizan la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, una feria con unas cincuenta casetas que se celebra desde 1977.

En otoño los libros vuelven a tomar el Paseo de Recoletos, con la Feria que organiza, desde 1988, la Asociación LIBRIS también con los libros viejos y antiguos como protagonistas. Esta Feria está mucho más especializada en libros difíciles de encontrar, por lo que es punto de encuentro obligado para los bibliófilos.

Y hablando de libros en Madrid no podemos olvidar la Feria del Libro permanente que tiene la capital en plena Cuesta de Moyano desde hace más de un siglo. La historia de esta Feria es también curiosa: La estación de Atocha había acogido desde el siglo XIX una gran feria de artesanía, Feria de la que los libreros se desmarcaron colocándose, en 1919, en el Paseo del Prado. Ante las quejas del Jardín Botánico, que veía como las casetas, ya no sujetas a ninguna feria, se quedaban junto a su verja todo el año, el Ayuntamiento de Madrid decide trasladarlos a la Cuesta de Moyano, un espacio que en tiempos perteneció al propio Jardín Botánico, y que se convertirá en lugar de peregrinación de los intelectuales de la época.

La “Feria del Boquerón”, como la llamó Gómez de la Serna, se mantendrá en esa ubicación, siendo sólo trasladada en alguna ocasión al Paseo del Prado para acometer obras, la última de las cuales consistió en peatonalizar la propia cuesta.

Pero no sólo Madrid capital tiene Ferias del Libro. Así Alcalá estrenaba en 1981 su Feria del Libro, organizada durante el Mes de las Letras, y con la entrega del Premio Cervantes como trasfondo. Esta feria, que se convertirá en un clásico, ocupará la Plaza de Cervantes y se especializará en los libros nuevos, llevando el sobrenombre de “Feria del Libro de Novedad” en los últimos años.

Y, si la muerte de Cervantes sirve de excusa a Alcalá para organizar una Feria del Libro, desde 1985 también celebran el Bautismo de la misma forma. Así, durante la Semana Cervantina entorno al 7 de octubre, la ciudad complutense organiza una Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, que llena la Plaza de los Santos Niños con casetas.

La última de las ciudades del Este en sumarse a las Ferias del Libro ha sido Torrejón, que este 2018 ha celebrado la quinta edición de una fiesta que comenzaba en el Mes de las Letras de 2013. En aquella primera ocasión la localidad escogió Parque Europa como epicentro de las actividades, y centró las mismas en las librerías y autores locales.

Pero un año después la Feria se transforma por completo, pasando a ser organizada por la Asociación de Libreros Cervantes en plena Plaza Mayor, y centrando su ámbito de actuación en el Libro Antiguo y de Ocasión.

Samuel Román