La Zona Este celebra un 8 de marzo teñido de luto

La Zona Este celebra un 8 de marzo teñido de luto

Se han producido dos casos de violencia de género en los dos últimos meses

El 8 de marzo es un día de reivindicación y celebración, pues se recuerda la lucha de unas obreras que salieron a la calle en 1857 para pedir mejoras salariales en el Nueva York previo a la Guerra Civil. Este episodio se convertiría en un símbolo que enarboló otro grupo de mujeres cuando, en 1905, convocaron una huelga pidiendo la igualdad salarial entre hombres y mujeres. La huelga terminó en tragedia pues más de un centenar de mujeres falleció en un incendio en una fábrica de Sirtwoot Cotton, lo que convertiría, cinco años después, la fecha en Día de la Mujer Trabajadora antes de que la ONU lo transformase en Día Internacional de la Mujer.

Sin embargo en la Zona Este el 8 de marzo de 2017 no será agradable, pues se recordarán las dos muertes por violencia de género que han sacudido la región en los dos últimos meses, muertes que se suman a una terrible estadística que ya cuenta con diez nombres desde el comienzo del año. Y es que 2017 comenzaba de la peor forma posible en Rivas, donde una mujer fallecía después de debatirse varias horas entre la vida y la muerte tras ser apuñalada por su compañero sentimental.

Todo comenzaba a las diez de la noche del último día de 2016, cuando Matilde Teresa, una mujer de cuarenta años, era encontrada con varias heridas de arma blanca por agentes de la Policía Local de Rivas en la calle Dalia de la localidad. La mujer era trasladada al Gregorio Marañón, donde ingresaba de urgencia y con pronóstico muy grave. La mujer fallecía de madrugada y su cuerpo era trasladado, a primera hora de la mañana de Año Nuevo, al Anatómico Forense, donde se le practicaba la autopsia. Paralelamente, la Policía detenía a su compañero sentimental, un joven de veinte años y nacionalidad colombiana que convivía con la víctima a pesar de tener una orden de alejamiento de ella. El hombre era detenido sin resistencia, y era conducido al puesto de la Guardia Civil de Arganda, desde donde era puesto a disposición judicial.

La muerte de Matilde provocaba la declaración de tres días de luto oficial en la localidad ripense y la celebración de un Pleno Extraordinario en el que se tomaban dos decisiones importantes: convocar una Junta Local de Seguridad extraordinaria para analizar la situación de los 79 casos con órdenes de alejamiento en vigor de la localidad; y anunciar su intención de ser acusación particular en el juicio cuando se celebre. Así, según la investigación, la profesora universitaria de 40 años recibió cinco puñaladas que le enviaron al Hospital, donde fallecía de madrugada. Su pareja, Nelson, era detenido a los pocos minutos de suceder la agresión, y dos días después pasaba a disposición judicial. Además, desvelaba la Guardia Civil, Nelson tenía una orden de alejamiento de la víctima después de que ésta le denunciase por malos tratos el pasado mes de noviembre. Pero las noticias no terminaban ahí, ya que las mismas fuentes desvelaban que el presunto autor también tenía otra orden de alejamiento en vigor de otra mujer distinta, además de antecedentes por amenazas.

Y cuando los ecos de la muerte de Matilde se iban calmando, otro terrible suceso sacudía la localidad de Coslada, ya que el asesinato de una mujer en Seseña por parte de su novio, que después se quitaba la vida, tocaba de cerca a la localidad, pues Laura, la víctima, era vecina del municipio. Así, y según el informe elaborado por la Unidad de Homicidios, el hombre, un Guardia Civil de 31 años habría acabado con la vida de su pareja, la joven Laura de 26 años, descerrajándole dos o tres disparos antes de quitarse la vida con su misma pistola reglamentaria. Ambos cuerpos eran encontrados en la tarde del sábado, cuando una hermana de Laura con llaves de la casa acudía a ella tras no tener noticias de la cosladeña durante los dos últimos días. Laura, cosladeña de toda la vida, dejaba la localidad hace dos años para trasladarse con su novio a Valdemoro antes de mudarse a Seseña el año pasado.

La reacción de Coslada era muy parecida a la de Rivas, convocando una reunión de la Junta de Portavoces que decretaba dos días de luto oficial y llamando a los vecinos a una concentración de repulsa a la que se unieron los vecinos.

Según los datos de la Comunidad de Madrid, en 2016 se prestó asistencia integral a 11.594 personas, de las que 10.984 fueron mujeres víctimas de violencia de género, 468 hijos menores de estas mujeres y 142 otras personas dependientes de las víctimas (padres, hijos mayores de edad, etc.). En cuanto al número de atenciones realizadas desde los distintos servicios en 2016, ascienden a un total de 71.831, de las que 34.977 fueron atenciones de asistencia psicológica (48,69%), 22.990 de atención social (32,01%) y 13.864 de asesoría jurídica (19,30%).

Por otra parte, la Comunidad de Madrid va a destinar este año 6,2 millones de euros a los municipios de la región para llevar a cabo actuaciones contra la violencia de género y para la promoción de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. El consejero de Políticas Sociales y Familia, Carlos Izquierdo, entregaba a alcaldes y responsables de servicios sociales de los Ayuntamientos y Mancomunidades de la Comunidad de Madrid los convenios de colaboración con las entidades locales para la realización de estas actuaciones durante el año 2017

Samuel Román
eltelescopiodigital.com